top of page

Se cumplen tres años del atentado contra la imagen de la Sangre de Cristo en Catedral de Managua


El 31 de julio de 2020, la Catedral de Managua sufrió un atentado

Este 31 de julio se cumplen tres años del atentado contra la venerada imagen de la Sangre de Cristo en la Catedral de Managua.


En la Eucaristía dominical, el Cardenal Leopoldo Brenes recordó el hecho, mismo que en su momento calificó como un "atentado terrorista", descartando la versión de la policía de que el incendio fue accidental.

"Clausuramos este mes dedicado a la Sangre de Cristo y también con dolor, pero al mismo tiempo con acción de gracia, recordamos el incidente en el cual nuestra venerada y consagrada imagen experimentó las consecuencias de ese incendio", dijo el Jerarca católico.


Aquel 31 de julio de 2020, el Cardenal Brenes fue muy enfático al decir que el incendio en la capilla de la Sangre de Cristo había sido provocado y negó que en el altar existieran veladoras, tal y como lo afirmó la vocera del régimen Rosario Murillo en su alocución de ese día.


"Quiero dejar muy claro, porque puede haber especulaciones, de decir que fue producto de una candela o de una veladora. Quiero decir que no habían veladoras allí", manifestó Brenes en una conferencia de prensa horas después del atentado.

Pese a que varios feligreses que se encontraban en ese momento en la Catedral aseguraron haber visto a un hombre entrar de manera sospechosa a la Capilla y lanzar un objeto contra la imagen, y posteriormente huir de las instalaciones, las autoridades negaron esta versión.



“Se descarta que haya habido cortocircuito o recalentamiento del sistema eléctrico y también se descartó que el incendio se haya originado por explosión, ya que no se encontró ningún artefacto explosivo industrial o artesanal, ni fragmentos de vidrio, metal o papel, (Bomba molotov y/o bomba de contacto)”, dijo el Comisionado Jaime Vanegas al informar sobre las supuestas investigaciones.

Este fue uno de los primeros grandes ataques del régimen contra la Iglesia Católica nicaragüense, que desde el 2018 ha sido víctima de asedio, persecución por parte de la policía y simpatizantes sandinistas.


Actualmente, decenas de sacerdotes y seminaristas han salido de Nicaragua y al menos tres sacerdotes se encuentran arrestados de manera arbitraria, entre ellos Monseñor Rolando Álvarez, que fue condenado a 26 años de prisión y desnacionalizado.

Comentários


bottom of page