CIDH preocupada por aumento de violencia contra personas defensoras de derechos Humanos en la región




La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) manifestó recientemente su preocupación ante la violencia que persiste contra las personas defensoras de derechos humanos. El informe registra un aumento entre mayo y agosto del 2022 en la región, y urge a los Estados a redoblar esfuerzos para proteger a quienes defienden derechos humanos.


El organismo advierte que, en el segundo cuatrimestre del año se sigue registrando actos de violencia en contra de personas defensoras, durante este periodo, conoció sobre un elevado número de asesinatos en varios países de la región, así como actos de hostigamiento y criminalización por sus actividades de defensa.


Brasil, Colombia, Guatemala, Honduras, Mexico, Perú y Venezuela registran ataques y muertes contra defensores.

En Brasil, se registraron durante este periodo al menos 19 casos de ataques contra personas defensoras de derechos humanos, de los cuales 7 fueron asesinatos.


En Colombia, información de la Defensoría del Pueblo indica que entre mayo y agosto de 2022 recibió y verificó 62 casos de homicidios a personas líderes sociales y defensoras de derechos humanos.

En Guatemala, información pública da cuenta de al menos 3 personas defensoras de derechos humanos asesinadas, entre ellos fue hallado el cuerpo sin vida del alcalde indígena Maya K'iché Apolinario Morales Orozco en la aldea las Majadas, Quetzaltenango.


En Honduras, OACNUDH documentó dos asesinatos en este segundo cuatrimestre, en México, OACNUDH registró el asesinato de al menos 6 personas defensoras, en Perú se registra una persona asesinada.


En el caso de Venezuela persiste la obstaculización a la labor de defensores de derechos Humanos utilizando la legislación antiterrorista.





La CIDH urge a los Estados a llevar a investigar de forma exhaustiva, seria e imparcial, y a tomar como primera hipótesis la posible vinculación de estos actos de violencia con la labor de defensa.


Ante la elevada situación de violencia, la CIDH recuerda que es obligación de los Estados de proteger integralmente a quienes ejercen la defensa de los derechos humanos, es indispensable y urgente que adopten medidas positivas que fomenten una cultura de derechos y un ambiente libre de violencia y amenazas; reconozcan y promuevan el valor y la importancia del trabajo de las personas defensoras; protegerlas cuando se encuentren en una situación de riesgo; e investiguen pronta y efectivamente los actos de violencia en contra de ellas.