Violencia contra comunitarios del caribe se suma a las acusaciones contra Ortega




La situación de violencia que se vivió en el Caribe Norte de Nicaragua, luego de las recientes elecciones municipales del 6 de noviembre, será llevada a las instancias internacionales a través de la ampliación de la denuncia contra el gobierno de este país por delitos de lesa humanidad.


Esta querella internacional estará a cargo de la oficina del Centro de Asistencia Legal Interamericano en Derechos Humanos (CALIDH), en Argentina, tal y como lo dio a conocer su secretario ejecutivo Danny Ramírez, quien expresó un contundente rechazo por la violencia estatal contra los simpatizantes del partido indígena YATAMA.


“Queremos expresar que lo que está haciendo el Estado nicaragüense al irrespetar la voluntad popular expresadas en las urnas, es una violación de derechos humanos. Hostigar y detener a los simpatizantes de YATAMA, que están buscando elevar su voz contra el fraude electoral de las pasadas elecciones municipales, es un derecho de los hermanos de los pueblos y comunidades indígenas del Caribe Norte”, sostuvo Ramírez.

De tal manera que aseguró que toda esa ola violencia estatal que mantiene en alerta a esta zona, no es aislado, porque es parte de otro ataque generalizado enmarcado contra poblaciones indígenas.




“Y en ese sentido queremos anunciar que CALIDH va a extender la denuncia que presentó el pasado 2 de noviembre ante el Juzgado Cuarto de lo Penal y Correccional de la Justicia Federal Argentina, para que se considere toda esta ola sistemática de violencia contra las poblaciones del Caribe Norte, que incluye quemas de viviendas, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones, violaciones sexuales y otras formas de agresiones sexuales, como crímenes de lesa humanidad”, explicó el jurista.

Dicho esto, el CALIDH considera que hay suficientes elementos probatorias que sustentan su querella contra el régimen nicaragüense de que en el Caribe Norte se está reeditando y perpetrando nuevos crímenes de lesa humanidad contra las poblaciones indígenas de esta región.


En primera instancia el 5 de octubre la justicia Argentina inició una investigación contra Daniel Ortega por denuncia de crímenes de lesa humanidad y demás funcionarios. El juez federal Ariel Lijo ordenó enviar un exhorto a la Justicia de Nicaragua para que informe si hay causas abiertas donde se investiguen ejecuciones extrajudiciales, detenciones ilegales, desaparición forzada de personas, o torturas.




A inicios de este mes, CALIDH presentó una segunda denuncia contra Ortega y su círculo más cercano en el contexto de las protestas civiles iniciadas en 2018, por considerarlos como responsables de “planificar, dirigir y ejecutar diversas conductas sancionadas por el delito de lesa humanidad en el marco de ataques sistemáticos y generalizados contra la población civil, pues cometieron los delitos de asesinato, exterminio, tortura, violación y otras formas de violencia sexual, desaparición forzada de personas entre otras”, detalla parte de la acusación.