top of page

Basura y suciedad: la herencia de las fiestas patronales de Camoapa



El pasado lunes 17 de octubre, el centro de la ciudad de Camoapa amaneció atestado de basura, especialmente el área que estuvo ocupada por varios chinamos durante las fiestas patronales. Bolsas de plástico, platos desechables, envases de bebidas y un surtido menú de basura que ‘decoraba’ la desagradable escena ante los ojos de la población.


Originalmente la fiesta patronal estaba programada para realizarse del 23 de septiembre al 9 de octubre, pero el paso del huracán Julia sobre la ciudad, obligó a reprogramar las actividades de cierre. Lo anterior permitió que Camoapa extendiera por una semana más las festividades que incluían un desfile hípico, montas de toros y por supuesto, la ‘fiesta chinamera’ en el propio centro de la ciudad.


Un ciudadano, que prefiere omitir su nombre, pasó frente al costado sur del parque central a eso de las 7:30 de ese lunes 17 de octubre y se indignó al mirar la enorme cantidad de basura tirada en el lugar, por lo que decidió sacar su teléfono celular para tomar un par de fotografías que compartió con una radio del lugar. “Es una cochinada lo que amaneció en la calle donde estuvieron instalados los chinamos, les hubieran obligado a dejar limpio” expresó visiblemente molesto el ciudadano.


La reacción de la comunidad fue inmediata

La publicación de dos fotografías fue realizada en las redes del medio radial de Camoapa Estéreo, mientras la comunidad ya estaba en plena actividad matutina. En el lugar donde se ubicaron los chinamos con su jolgorio, ahora reinaba el sonido habitual del centro de la ciudad, después que el vecindario soportara la música estridente sin control de autoridad alguna y los gritos de quienes estaban bajo los toldos llenos de efervescencia y alcohol.

A los pocos minutos las imágenes ya acumulaban un total de 129 comentarios que ofrecían, entre otras cosas, soluciones administrativas para prevenir, ordenar o corregir el problema.


“Prohíban ese tipo de actividad en el centro de la ciudad para las festividades de las fiestas patronales. Hacer una campaña ¡No a los chinamos en el centro de la ciudad! para el próximo año y que las futuras autoridades lo tomen en cuenta”, comenta la licenciada Judith Fernández, quien ha sido promotora de turismo en la ciudad de Camoapa.

Otro de los comentarios apunta al tema de la organización para que las autoridades tengan la oportunidad de recolectar la basura, previamente almacenada por el personal de los negocios: “en mi opinión debería ser como requisito, antes de ubicar esta gente, hacerles ver que no pueden tirar la basura como a ellos les parezca y que deben usar bolsas para depositarla y la alcaldía enviar el camión a recogerla, no es nada difícil es solo saber organizar”, sugiere la ciudadana María Concepción Duarte Miranda.


En algunos casos, la ciudadanía responsabiliza constructivamente a las autoridades por el manejo del problema, incluyendo en sus señalamientos al Comité Organizador de la festividad patronal. “Debe ser un compromiso de los organizadores y dueños de negocios de garantizar la limpieza una vez terminada las fiestas, al menos en unos 20 metros cuadrados alrededor y dentro del chinamo, el que no cumpla, se multa y no se le vuelve a dar el contrato”, propone el ciudadano Bayron Antonio Avilés Sandoval, como una solución preventiva y correctiva, según cada caso.


Autoridades también reaccionaron

Como si se tratara de una faena taurina, las autoridades locales también entraron al ruedo y pusieron firmes los pies sobre la arena, reaccionando a los múltiples comentarios. Pasada la 1 de la tarde, siempre de ese mismo día, el vicealcalde de Camoapa, señor Luis Duarte Rodríguez compartió varias fotografías y un video de la limpieza que realizaba el personal de la municipalidad, explicando en uno de sus comentarios que “normalmente los lunes se inicia labores de limpieza a las 7:00 am”.




En sus redes sociales, la alcaldía también abordó el tema, publicando imágenes del trabajo que realizaba el personal de la institución. En esa publicación el abogado Heberto Mejía considera que “no fuese necesario hacer semejante trabajo, si hubiese buena educación de las personas que han disfrutado el evento más relevante del año en nuestra ciudad. Si a los usuarios de los negocios se les aplicara una cláusula contractual donde se estableciera la obligación de mantener limpio el entorno y el mismo local, la situación sería distinta y poco a poco la gente nos iríamos educando”.


Al final, varias personas que comentan en la publicación efectuada por el medio local, creen que se trata de una lección aprendida para que la historia no se repita el próximo año y la basura no se convierta en la cereza del pastel luego de cualquier actividad. Ciertamente, la cuadrilla de limpieza municipal, trabajó rápido en las calles después de las actividades masivas, pero la idea es no ensuciar para que nadie tenga que lamentar las montañas de basura que las personas producen.


댓글


bottom of page