• Redacción Central

Camoapa: Presupuesto por transferencias retrocede al nivel de hace 17 años

  • En términos presupuestarios, Camoapa retrocedió hasta el año 2004 cuando recibió 2.3 millones de córdobas en transferencias de capital, eso ha afectado el desarrollo local al limitar la inversión pública.


Adelaida Pérez es una camoapeña con una personalidad singular que la distingue del resto de la población. Siempre pendiente de las problemáticas y necesidades de la comunidad, es una líder natural con determinación para cuestionar lo malo, y demandar soluciones. Así lo ha hecho con el presupuesto municipal de Camoapa.


Adelaida ha demandado la reparación de una calle ubicada en la antigua entrada a Camoapa desde que Inés Obregón era alcaldesa. Desde entonces, ha visto desfilar a los alcaldes Rolando Ruiz, Plutarco Hernández, Edmundo Robleto y a la alcaldesa Teresa Rodríguez, quienes prometieron reparar la calle, pero ésta luce cada vez más deteriorada. Adelaida sigue a la espera de que “suceda la esperanza”, ahora con la administración de la alcaldesa Greetcheng Martínez.


Las promesas incumplidas son historias que se repiten en otros rincones del municipio de Camoapa. En los últimos tres años, la falta de cumplimiento, según las autoridades locales, obedece a una sistemática disminución de las transferencias de capital, que son las destinadas a la realización de proyectos como la calle que demanda Adelaida.


Estas transferencias son aquellas que debe hacer el gobierno central a las alcaldías municipales siguiendo varios criterios, entre los que se encuentra la cantidad de habitantes de cada municipio, sin embargo en los últimos años aquellas que se hacen a localidades bajo administraciones opositoras han sido castigadas, utilizando este fondo con parámetros partidarios.


En Camoapa, las transferencias para gasto de capital en el 2017 superaron los 31 millones de córdobas, pero en 2021 apenas sobrepasan los 2 millones. En términos presupuestarios, ese municipio retrocedió hasta el año 2004 cuando recibió 2.3 millones de córdobas en transferencias de capital.


Un análisis de la asignación de las transferencias municipales realizado refleja que, durante la administración anterior 2013–2017, las transferencias a Camoapa iban en ascenso, pero empezaron a disminuir a partir de 2018 cuando asumió la alcaldesa liberal Greetcheng Martínez.


Menos dinero, menos proyectos


Como consecuencia del recorte presupuestario de las transferencias municipales se ha disminuido la ejecución de proyectos que la ciudadanía demanda con urgencia. La alcaldesa Martínez, estima que, en el 2018, se excluyeron 14 proyectos que estaban aprobados inicialmente.


“En el 2019 también se redujo una buena cantidad, en el 2020 tenemos seis proyectos y en el año donde menos se ha excluido es el año actual, como que nos acostumbramos a la cantidad de transferencias que tenemos, entonces lo adecuamos bien para evitar estar haciendo exclusiones”, explicó la edil.

Venganza partidaria


La construcción de dos hornos comunitarios en las comunidades El Tabor y El Mulero forman parte de uno de los proyectos imposibles de realizar, debido a la reducción de las transferencias municipales. Margarita del Carmen Aragón, una de las beneficiarias, lamenta que el proyecto se haya cancelado.


“Ya habían venido a ver dónde se iba hacer el horno (…) yo le pregunto a la alcaldesa, ¿cómo vamos con el proyecto?, entonces me dice el profesor Francisco, ¡figúrese que se canceló!”.

Al recibir esa respuesta, Margarita se sintió triste y decepcionada. “Estábamos organizadas, estábamos entusiasmadas. Qué podíamos hacer, decíamos. Vamos a hacer tal cosa, vamos a hacer esto (…) decía yo, voy a meter más mujeres, pero en ese momento me afligí, como te digo, se me bajaron las llantas”.


“Yo hablé con las personas y ellas me dijeron ¿por qué no hubo? ¿por qué no se hizo? No lo sé, les digo”, se queja Margarita.


La falta de presupuesto afecta a todas las comunidades, no distingue si se trata de un gran productor o un artesano. La líder juvenil, Yerlys Rodríguez, dice que la falta de mantenimiento de los caminos trae consigo daños colaterales.


“En el caso de Salina que tiene su artesanía (…) se les daña cuando vienen en el camino, algunas vienen quebradas, ahí tienen sus pérdidas y no tienen esos ingresos. En una emergencia, a las ambulancias a veces no les gusta ir por el camino que está en mal estado”.


Reducción es arbitraria

El 20 de agosto de 2003, se publicó en La Gaceta la Ley de Transferencias Presupuestarias a los Municipios de Nicaragua (Ley 466), que creó una partida en el Presupuesto General de la República denominada Transferencia Municipal, iniciando en el año 2004 con una asignación del cuatro por ciento de los ingresos tributarios hasta alcanzar como mínimo el 10 por ciento.


La Ley fue reformada el 30 de noviembre de 2004 y estableció que este porcentaje sería del 6% para los años 2005 y 2006; y a partir del 2007 del 10%.


Esta disposición se mantuvo inalterable hasta el año 2019 cuando una reforma al Presupuesto General de la República (PGR) estableció como medida temporal una asignación del cuatro por ciento a las municipalidades. La medida se ha mantenido desde entonces.


El 10 por ciento del Presupuesto General de la República consignado para las transferencias municipales permitió que Camoapa recibiera un poco más de 16 millones de córdobas en el año 2013. Casi 19.5 millones en 2014, cerca de 21.5 millones en 2015, un poco más de 26 millones en 2016 y 31.7 millones en 2017.


En las elecciones municipales de 2017, el Frente Sandinista perdió la alcaldía. Al siguiente año, empezó la represalia presupuestaria. Las transferencias municipales para inversión quedaron en 20,136,937 córdobas.


En el 2019 el presupuesto para inversiones sufrió otra disminución, quedando 13,200,189 córdobas. Pero, lo peor estaba por llegar, en los años 2020 y 2021, el presupuesto destinado a proyectos fue paupérrimo: 2,1 millones de córdobas.


Un especialista en presupuestos municipales, quien pidió el anonimato por temor a represalias debido al complicado escenario político que se vive en Nicaragua, dijo que esa reducción es ilegal porque la Ley que regula la materia debe prevalecer por encima de los presupuestos anuales y son estos los que deben adecuarse al mandato original que consigna el 10%.


Otro especialista en temas jurídicos y de administración municipal, quien también solicitó proteger su identidad por temor a represalias, lamenta la falta de equidad en el tratamiento que reciben las alcaldías del país.


“La disminución, aunque ha tenido un efecto en casi todas las alcaldías es mucho más notoria, ha sido un uso ni siquiera discrecional sino arbitrario, una decisión arbitraria del Gobierno Central de reducir mucho más a aquellas alcaldías que no son partidarias o afines al partido de gobierno”.

14 visualizaciones0 comentarios