Colombia compromete su silencio con Nicaragua para actuar como mediador en crisis de DDHH



El Gobierno del izquierdista Gustavo Petro reaccionó a la polémica de su ausencia en la sesión de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde se aprobó una resolución condenando la crisis sociopolítica en Nicaragua.


Previamente el medio colombiano El Tiempo reveló que el Gobierno Colombiano estaría construyendo una nueva estrategia frente a Nicaragua en temas de Derechos Humanos y los casos en la Corte Internacional de Justicia, de ahí su ausencia en la OEA.

Este martes, a través de una nota de prensa emitida por el Canciller Álvaro Leyva Durán, Colombia justificó su ausencia aduciendo razones estratégicas y humanitarias y no necesariamente ideológicas, ya que el Gobierno de Petro defiende los derechos humanos tanto en su país como en el exterior.


¿Petro Intercesor?


Según el diario colombiano, fuentes del Gobierno manifestaron que algunos presidentes de la región "están muy preocupados por lograr la liberación de los líderes de la oposición detenidos en Nicaragua" y consideran que el presidente Gustavo Petro podría interceder con Daniel Ortega para lograr ese propósito.


Uno de los puntos del comunicado de Cancillería colombiana refiere que "se guardó silencio diplomático" porque no pueden hacer públicas las gestiones internacionales antes de obtener algún resultado. "Esperamos que las filtraciones no tengan consecuencias adversas a lo buscado".


"La ventana de oportunidad para una acción humanitaria de envergadura en Nicaragua coincidió con la votación de ese día", señala cancillería.

Busca solucionar conflicto


El medio colombiano también señaló que una fuente de toda credibilidad dentro de Casa Presidencial le reveló que el presidente Petro está interesado en resolver con el Gobierno nicaragüense los conflictos limítrofes de vieja data.

Lo que coincide con el último punto referido por la cancillería donde manifiesta que "Colombia tiene una agenda bilateral con Nicaragua que requiere de un tratamiento de particular cuidado en el escenario internacional".

Y es que ambos países se han enfrentado en la Corte Internacional de Justicia de La Haya por litigios en la delimitación de la plataforma Continental Extendida entre ambos países más allá de las 200 millas náuticas y por supuestas violaciones de derechos soberanos y espacios marítimos en el mar Caribe.


VICTIMAS DE LA REPRESIÓN EN 2018 ALZAN SUS VOCES EN EL MARCO DE ASAMBLEA ONU