Combustibles en Nicaragua: precios internacionales bajos, congelamiento y deuda


Combustibles en Nicaragua


Las empresas distribuidoras de combustibles informaron que del 9 al 15 de octubre los precios de los hidrocarburos en Nicaragua permanecerán congelados. Ésta se convierte en la semana número 27 que por mandato del Gobierno se toma esta medida.


Según José Antonio Castañeda, presidente del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), para la siguiente semana se mantendrá el precio de la gasolina y diésel sin variación pese a que el incremento del diésel (durante esa semana) hubiese sido de C$11 córdobas con 11 centavos por galón, de acuerdo a los precios internacionales del petróleo. En cuanto al gas licuado de petróleo se mantendrá sin ningún ajuste en las presentaciones de 10, 25 y 100 lb.



El 7 de abril del año en curso fue la última vez que en el país hubo una variación de precios, desde entonces el precio promedio en Managua de la gasolina regular es de C$ 47.81 por litro, el diésel C$43.21 por litro y la gasolina super C$48.97 por litro.


Precios internacionales en vaivén


Según Barchart Market Data Solutions que recopilan datos de los precios internacionales se puede observar una variación del crudo. Pese a que ha habido varias bajas internacionales, Nicaragua mantiene congelados sus precios en uno de los picos más altos.



Combustibles subsidiados por BCIE

El pasado 29 de junio, la Asamblea Nacional de Nicaragua autorizó al Poder Ejecutivo gestionar un préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) por 200 millones de dólares para reducir el impacto del incremento de los precios de los combustibles en la economía nicaragüense.


El contrato de préstamo con el BCIE por 200 millones de dólares ya está siendo utilizado para financiar la implementación del "Programa Temporal de Apoyo ante la Crisis de los Combustibles en Nicaragua", según la iniciativa.


Congelamiento no es solución sostenible


Un experto en temas energéticos que prefiere mantener su nombre bajo anonimato por temor a represalias explica a Fuentes Confiables que mantener los precios congelados no es una solución sostenible ya que cuando se da una baja en los precios internacionales (La diferencia que se genera entre el precio congelado y las bajas internacionales) quienes se benefician son las empresas distribuidoras y por ende el congelamiento debería de estar condicionado a un alza considerable.


“Por ejemplo si sube mas de 90 dólares el barril del petróleo podrían implementarse el congelamiento, pero si es menor se debería suspender, ya que al final quien pierde es la población quien a través de sus impuestos paga los subsidios generados a través de préstamos” expresó el experto.

Nicaragua además ocupa el segundo lugar de los países de Centroamérica con los precios mas caros, el primer lugar lo ocupa Costa Rica y en el tercer lugar se posiciona Honduras.