top of page

Sandinistas buscan apropiarse de la religión católica, dicen Obispos estadounidenses

La Iglesia Católica ha sido fuertemente atacada por el régimen de Daniel Ortega
La Iglesia Católica ha sido fuertemente atacada por el régimen de Daniel Ortega

La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos expresó su preocupación por los desafíos que enfrenta la Iglesia Católica en Latinoamérica, pero más especialmente en Nicaragua y México. En ambos países la libertad religiosa está siendo amenazada por el Gobierno o grupos criminales.


Los Obispos estadounidenses refieren que desde 2018 la iglesia en Nicaragua ha enfrentado dificultades extremas por defender a la sociedad civil contra la tiranía gubernamental, los abusos de poder y la represión violenta.


"Debido al apoyo de la iglesia a las manifestaciones de la sociedad civil, las iglesias, así como los sacerdotes y religiosos, fueron brutalmente atacados con fuerza letal", indica el informe de los Obispos.


Ortega-Murillo quieren apropiarse de la religión


Los religiosos señalan que Ortega-Murillo han intentado a toda costa apropiarse de la religión para cumplir sus objetivos políticos.


"A diferencia de otros movimientos de izquierda que ganaron el poder por primera vez durante la Guerra Fría, los sandinistas consistentemente no han buscado destruir la religión, sino apropiarse de ella para servir a los objetivos políticos revolucionarios", apuntan.

Refieren que el FSLN ha perseguido su objetivo de varias maneras, entre ellas el intento de establecer una iglesia paralela, así como la intimidación a líderes de la iglesia para que se sometan a su voluntad y el empoderamiento a aquellos que tienen tendencias o inclinaciones más aduladoras.


El padre Julio Arana bautizó al hijo de Camila Ortega. El religioso ha sido señalado por su simpatía con el régimen
El padre Julio Arana bautizó al hijo de Camila Ortega. El religioso ha sido señalado por su simpatía con el régimen

Régimen intensifica parámetros represivos


En su escrito, también denuncian el exilio y destierro al que han sido obligados decenas de sacerdotes, entre ellos tres Obispos e incluso laicos, únicamente por oponerse al régimen que ha vuelto "cada vez más dictatorial".


Los Obispos consideran que la persecución de los sandinistas contra la iglesia ya traspasó los parámetros tradicionales, al prohibir las procesiones, exiliar a sacerdotes, el cierre de la Universidad Centroamericana, propiedad de los jesuitas, el ataque a la Catedral de Managua en 2021, entre otros actos de violencia y coerción institucional.


De igual modo, expresan que a pesar que el régimen intenta mostrar el apoyo que le brindan las iglesias evangélicas y sus lideres, la realidad es que solo una minoría está de acuerdo con las acciones y forma de gobernar.




"Además, la razón por la que los católicos, así como los cristianos evangélicos y los líderes religiosos están siendo perseguidos es por su predicación de las doctrinas de justicia social inherentes a la fe que poseen. Es el evangelio y el desafío que representan para su total autoridad lo que el régimen Ortega busca silenciar", finalizan.

A raíz del destierro de 17 sacerdotes, entre ellos tres obispos, la Iglesia Católica de Nicaragua y sus líderes como el Cardenal Brenes y otros que conforman la Conferencia Episcopal han guardado silencio y evitan referirse a temas que tengan que ver con política, algo que ha sido fuertemente criticado por la feligresía.

Comentários


bottom of page