top of page

Religiosas expulsadas de Nicaragua fueron recibidas en Costa Rica


Las religiosas de la congregación Hermanas Dominicas de la Anunciata llegaron a Costa Rica en horas de la tarde del miércoles

En horas de la tarde del miércoles arribaron a Costa Rica las dos religiosas de la congregación Hermanas Dominicas de la Anunciata, que fueron expulsadas por el Gobierno de Daniel Ortega, en una arremetida más contra la Iglesia Católica nicaragüense.


De acuerdo a un comunicado, Isabel y Cecilia Blanco Cubillo, ambas de origen costarricense, fueron recibidas por sus familiares a eso de las 2 de la tarde en el puesto fronterizo de Peñas Blancas.

En tanto, Monseñor Manuel Eugenio Salazar, Obispo de la Diócesis de Tilarán, Liberia solicitó a la feligresía brindar el apoyo necesario a las hermanas y a los miembros de la congregación que quedaron en Nicaragua.





Las hermanas Blanco Cubillo tenían alrededor de 50 años dirigiendo el Hogar de Ancianos Fundación López Carazo, en la ciudad de Rivas. Además, fundaron el colegio Susana López Carazo en el año 1963.

Esta sería la segunda congregación que el Gobierno Ortega Murillo expulsa u obliga a un "cierre voluntario". En 2022 el Ministerio de Gobernación canceló la personería jurídica de las Hermanas de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta. Este año las Hermanas Trapenses solicitaron ante la institución Gubernamental la disolución voluntaria.


En las últimas semanas, el Gobierno ha arreciado la persecución hacia la Iglesia Católica y en Semana Santa prohibió todas las actividades en la vía pública. Asimismo, mediante el MIGOB ha cancelado universidades ligadas a la Conferencia Episcopal.

Σχόλια


bottom of page