Productores de León y Chinandega temen grave situación alimentaria por daños en siembras


Cultivos de arroz, frijoles, maíz, maní entre otros fueron dañados por el huracán Julia

Plantaciones de arroz, frijoles, maní, hortalizas entre otros quedaron bajo agua en las fincas de Malacatoya tras el paso de la tormenta tropical Julia, que golpeó con categoría de huracán la madrugada del domingo al territorio nicaragüense.


Nicaragua es un país agrícola y ganadero. Su fuerte es el cultivo de hortalizas, granos básicos y ganadería en el centro y norte del país, así como los cultivos de maní y caña de azúcar en occidente. Sin embargo, los productores temen haber perdido no menos del 80 por ciento de la producción de postrera debido a los embates de la tormenta Julia.


El productor Fernando Flores, sembró maíz, en las comunidades Las Mercedes y San Rafael en el municipio de Quezalguaque, en el departamento de León. Asegura haberlo perdido todo con el paso de Julia, puesto que las plantaciones que habían alcanzado un metro de altura quedaron “acamadas” a consecuencia de los fuertes vientos.


Unas 20 mañzanas de maíz fueron dañadas en la comunidad La Leona en León

“Sembré a mediados del mes de agosto 30 manzanas de maíz, de la variedad NB-6. La mata había alcanzado un metro de altura y estaba listo para cosecharse a finales de noviembre, unos 10 quintales por manzanas, pero los vientos que traía la tormenta acabaron con todo y ahora tengo más pérdidas que ganancias”, aseguró el productor.

En la comunidad La Leona, un productor local reportó aproximadamente más de 20 manzanas de maíz dañadas en su finca. Otros pequeños y medianos productores de maíz, reportaron la misma situación en los municipios de Posoltega, Chichigalpa, Chinandega y El Viejo, zona donde pasó Julia en su ruta de salida hacia el pacífico.


¿Y las autoridades?


Los daños fueron visibles después de la tormenta, dijo Guillermo Juárez, a quien le preocupa las grandes pérdidas que tuvieron los productores y el impacto que significa esta situación para los días venideros.


“Solo los productores que hemos sembrado con esfuerzo sabemos la grave situación alimentaria que se nos viene con el impacto del huracán Julia, que tumbó las plantaciones de maíz, plátanos, papayas, y otros rubros que aquí se siembran mientras nuestras autoridades andan de farándula tomándose fotografías y dando abrazos a los afectados para ganar votos”, reprochó Juárez.

Productores temen grave situación alimentaria por daños en los cultivos de granos básicos

Contó que en Cosigüina, El Rosario, Santa Julia y otras comunidades de El Viejo, hay familias viviendo en extrema pobreza y con caminos impenetrables en donde sale producción y ninguna autoridad del gobierno central, ni municipal ha llegado.


Juárez demandó que los gobernantes dejen de dar discursos que “suenan bonitos”, que envíen gente a que recorra las comunidades afectadas y valore las pérdidas de la cosecha de postrera en las comunidades María Elena, Apascali, Oro Verde, La Tiguilotada, Los Laureles, las Noventa, El Jicarito, Monte los Olivo, El Chorro, y La Noventa.

Daños en caña de azúcar y maní


En occidente los rubros como la caña de azúcar y el maní, también fueron golpeados por la tormenta. La infraestructura de las fincas quedó marcada por el paso de Julia, aquí gran parte de la caña quedó en el suelo, lo que significa grandes pérdidas para los productores que se encuentran en la lista de los primeros tres meses de corte.


El productor de caña Albero Soza, dijo que más del 50 por ciento de su finca fue afectada por el paso de la tormenta. Advirtió que las inundaciones dejarán también secuelas en las tierras cultivadas.


“Con las condiciones como quedaron los terrenos y las plantaciones en el suelo tendremos pérdidas porque los terrenos están inundados y las máquinas que corta no lo hacen bien y deja casi todo el tallo, es ahí donde está concentrada la azúcar. Como sabemos cada año hay menos mano de obra para el trabajo de campo, antes cuando la caña se caía por los temporales mandaban a las fincas el corte manual y no había desperdicio porque el machete tiene mejor puntería que la máquina, entonces aquí vienen pérdidas incalculables”, aseguró el productor leonés.


Productores de caña de azúcar perdieron casi la totalidad de su cosecha


Las plagas amenazan


La amenaza de plagas es otra amenaza que dejó Julia en los cultivos en esta zona. “Hay que esperar que sequen para aplicar químicos. Una vez que se aplica el producto tenemos de 40-45 días para cosechar, pero como no se podrá hacer en ese periodo tendremos que hacerlo hasta los 60 días, en ese plazo de tiempo ya el cultivo tiene riesgo de daño porque no nace la caña” explicó Soza.


Además, dijo que en estos momentos preocupa el desarrollo que ha venido teniendo “La Salivita o Salivazo” en las plantaciones, una plaga que se originó en los potreros y que es absorbida por la caña. “Esta plaga seca el cultivo y no ha podido ser controlada por tanta humedad que se ha venido creando por las constantes lluvias”, indicó Mauricio Tercero, productor de caña en Chichigalpa.

La misma situación está viviendo los maniceros en esta región porque no pueden entrar a realizar aplicaciones de fungicida debido a la cantidad de agua en los terrenos para prevenir hongo, moho, u otras enfermedades que afecta a las plantas al estar desprotegidas después de los 20 días.


“Las lluvias no permitieron que a muchos productos sembrados se les aplicará, en esos días, la fumigación de pesticidas para prevenir hongos, bacterias y plagas y que, agregados a la mucha humedad, terminaron afectando los cultivos”, señaló

Pérdidas en arroz

.

En el caso de Malacatoya los arroceros fueron fuertemente afectados. Los productores mostraron las plantaciones que quedaron inundadas con el paso de la tormenta Julia.


“Aquí el arroz que estaba previsto cortarse en la tercera semana de noviembre se perdió. Las huertas parecen un lago, no se ven porque están tapados por el agua, así que tendremos un año catastrófico en la producción e infraestructura de las fincas”, advirtió un productor de la zona azotada por la tormenta.

"Tendremos un año catastrófico en la producción de arroz e infraestructura de las fincas", dijo un productor de arroz

Aunque no hay cifras concretas sobre las pérdidas en producción, en varios departamentos se reportan serios daños en cultivos de granos y hortalizas que se siembran en lugares planos tienen problemas por la inundación del terreno y las hortalizas y el frijol, principalmente, son los que no resisten mucha agua y esta situación afectará el abastecimiento de hortalizas en el mercado, que ya estaba teniendo problemas por las afectaciones de la humedad en la papa y el repollo.