Diócesis de Matagalpa llama a orar por su obispo y sacerdotes detenidos




Después de más de 90 días de encierro obligatorio de Monseñor Rolando Álvarez, quien la policía de Nicaragua lo tiene bajo la figura de “resguardo domiciliario” en Managua, y de siete personas más detenidas, entre religiosos y laicos, la Diócesis de Matagalpa, pide a la población ofrecer este lunes un Padrenuestro, un Avemaría, un Gloria al Padre y demás plegarias por ellos.


Esta petición fue hecha a través de las redes sociales de esta Diócesis, al tiempo que los comentarios de solidaridad de parte de la feligresía no se hicieron esperar, la que abonó para pedir protección al Altísimo por las personas perseguidas en las diferentes circunstancias.




“Que la poderosa sangre de Jesucristo se derrame en todos los corazones de sus fieles y salgan con toda la gracia y todo el poder que Dios mismo derrama sobre ellos. Señor, solo tu puedes cambiar todas las cosas, que tu divinidad brille ante los corruptos, que tu Divino Rostro ilumine a todos aquellos que no te aman, no te conocen y no te esperan. Bendito seas por siempre Jesús Sacramentado, ahora y siempre por los siglos de los siglos”, escribió Morena Ángela.

Carol Peña, comentó: “Orando por ellos y todos nuestros sacerdotes, presos y perseguidos”.


Este domingo el cardenal Leopoldo Brenes, afirmó a la agencia AFP, que Monseñor Álvarez está en buenas condiciones, a pesar de llevar más de tres meses de estar encerrado, asimismo dijo que la iglesia sigue tratando de encontrar una solución en el caso de los demás líderes religiosos que siguen detenidos en el Chipote.


“(Monseñor Álvarez) de salud está muy bien, espiritualmente muy bien. Él dice que mira estas cosas como un momento de su historia, un momento del espíritu y él piensa que algo de manera personal, va a sacar de todo”, sostuvo Brenes.

Después de varios días de estar sitiada la curia Arzobispal de Matagalpa, la madrugada del 19 de agosto este año, monseñor Álvarez fue sacado de la misma, y trasladado a Managua, junto a los demás religiosos y laicos que lo acompañaban en ese momento.