25N: Mujeres y niñas de Nicaragua bajo total indefensión



Cada 25 de Noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. En Nicaragua el panorama es mucho más difícil debido al recrudecimiento de la violencia, cierre de organizaciones que aportaban a la defensa de los derechos, criminalización de las protestas, represión, violación la libertad de expresión, falta de oportunidades laborales con igualdad de condiciones y la falta de salud sexual y reproductiva.


Maria Teresa Blandón de la Organización Feminista La Corriente, que fue cancelada el pasado 4 de Mayo, asegura que en el país las mujeres han perdido la libertad de asociación, de Organización, de conciencia y de la participación política.




"Las Mujeres en Nicaragua tenemos una vieja lucha porque se reconozcan nuestros derechos, En el país cada año se asesinan mujeres, en lo que va del año 56 mujeres han sido asesinadas y se registran 150 intentos de femicidios" dijo Blandón.

Impunidad creciente

La activista asegura que el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha clausurado estos espacios porque pretenden que no se conozca la verdad en Nicaragua, haciendo que las mujeres y niñas queden bajo total indefensión, para reforzar su dependencia del estado, teniendo mayor control y mandato sobre las féminas.


"En Nicaragua hay una impunidad creciente que permite que los agresores continúen agrediendo a las mujeres sin que paguen por ello ante la ley" dijo la defensora.



25N: Nicaragua sin marcha

El 8 de Mayo del 2020 la policía reprimió a las mujeres que conmemoraba su día en la Organización feminista La Corriente en Managua, los espacios ya se venían cerrando, en esta ocasión el aparato represor impidió que las féminas salieran de las instalaciones, quedando retenidas por más de 2 horas.


Se hizo uso de la fuerza, los antimotines con lujo de violencia hicieron que las mujeres quienes se disponían a expresarse con consignas, quedarán encerradas; las defensoras, activistas y periodistas que asistieron a la actividad evidenciaron y documentaron esta violación.


Desde entonces, las actividades se volvieron casi nulas, pues en el país las protestas son criminalizadas.


También la información que era recopilada desde las organizaciones y proveída mensualmente a través de los observatorios independientes, ha ido disminuyendo. Es preciso mencionar que cada día se vuelve más difícil conocer voces que no sean las oficiales por lo que queda en evidencia que el gobierno continúa su plan de acabar con quienes opinen o demuestran lo contrario.



Femicidios en Nicaragua


Según una fuente interna del observatorio de Católicas por el Derecho a Decidir en Nicaragua de enero a Noviembre se contabilizan 57 femicidios y más de 170 en grado de frustración, el registro no oficial evidencia que la mayoría de estos han quedado bajo discreción, no hay detalles en esta ocasión sobre los casos.


Lo que se conoce es que Managua y la Costa Caribe Norte encabezan la lista con más femicidios que en los otros departamentos, le sigue León y Matagalpa que ambos registran 5 cada uno.


Según los datos, las zonas rurales registraron 33 casos y en la zona urbana se contabilizan 24, 48 han sido cometidos en Nicaragua y 9 en el extranjero.




Un 2022 marcado por violencia contra las mujeres


Pese a que aun faltan 2 meses para que culmine el 2022 este año se ha visto marcado por un brutal asesinato de dos niñas, el caso fue conocido como las hermanitas de Ciudad Belén, que salieron a jugar con una vecina y tres días después fueron encontradas muertas en un predio montoso cerca de donde habitaban las menores.



El caso conmocionó a toda Nicaragua, la fiscalía acusó a tres sospechosos de “asesinato agravado y violación en grado de tentativa”. Uno de los señalados, en noviembre del 2021, había sido acusado por el delito de robo con violencia en perjuicio de una mujer y meses después fue absuelto dejando en evidencia una vez que la impunidad que impera en la sociedad nicaragüense.




La Feminista María Teresa asegura que el gobierno Ortega-Murillo con estas acciones le ha declarado la guerra a las mujeres en Nicaragua, representando un enorme retroceso para el movimiento de defensa así como para la misma sociedad ya que incide en la calidad de vida y acorta la posibilidad del reconocimiento de los derechos de las mujeres en la nación.