Elecciones municipales no cambiaría la marginación de la Costa Caribe




Los habitantes de la Costa Caribe Norte de Nicaragua, no tienen ninguna expectativa sobre las votaciones municipales de este próximo domingo seis de noviembre, pues a pesar que el partido de gobierno (FSLN) se ha impuesto en las últimas elecciones, esta zona sigue quejándose por los mismos problemas que viene arrastrando de hace muchos años.


“Waspán es un municipio que está calificado como los más pobres de esta zona, pero muy rico en recurso, el problema ha sido la corrupción de los gobernantes, por ende, aquí hay carencia de la vida, falta de empleo, inseguridad en la ciudad y el campo, además no hay funcionamiento real de la autonomía municipal porque esto es parte de nuestra cultura como indígena. Las necesidades son muchas, pero hay que partir de esas como grupo étnico que somos”, aclaró un líder comunitario bajo el anonimato.




Lamentó que estas votaciones no están fluyendo desde las perspectivas democráticas, más bien será una especie de mampara del sistema gubernamental para tomar la totalidad de los gobiernos municipales de esa región, pero que este domingo se pueden generar algunos disturbios se hay fraude electoral “Joana” una maestra de esta zona, asegura que después que el partido de gobierno tome el control de las municipalidades, quedará un ambiente de

polarización debido a que el Frente Sandinista ha venido deconstruyendo las estructuras comunitarias y violando los derechos de las comunidades indígenas.


“Habrá imposición de autoridades que sean afines al sandinismo, mayor apoyo a los colonos invasores porque aquí no es nada nuevo saber que los sandinistas les han dado un respaldo increíble a las empresas extractivistas y obviamente los líderes corruptos vende- tierras son inmunes, incluso soldados del Ejército hacen y deshacen en las comunidades, por eso no esperamos nada de estas elecciones”, advirtió.

En Bilwi se quejan porque no hay acceso a la justicia porque no hay castigo para los violadores de derechos humanos de las niñas y mujeres en esa zona, porque las autoridades judiciales ponen demasiada burocracia a la hora de ejecutar las denuncias.


“Creo que las comunidades no van a salir a votar porque ya sabemos el resultado. Realmente la población no tiene una perspectiva de cambio, en la campaña electoral el partido de gobierno ha usado las obras como proselitismo, al extremo que en el nuevo puente Wawa, pusieron a personas de rodillas agradeciendo al gobierno sandinista. Por otro lado, los casos graves de violaciones derechos humanos no se sacan a la luz por conveniencia política”, dijo un comunitario.


Los consultados coinciden en que desde 2008 han venido luchando por sus derechos como pueblos indígenas, pero la represión gubernamental se ha venido ensañando con ellos porque contabilizan asesinados, secuestrados, mujeres violadas, por eso lo único que piden es administrar sus tierras y organizarse libremente como mandata la Ley 28 y la Ley 445, que garantizan a las comunidades étnicas e indígenas, el pleno reconocimiento