M&R asegura que en Nicaragua hay garantías de libertad de religión, movilización y opinión


La persecución contra la Iglesia Católica ha incrementado este 2022

A pesar de que en Nicaragua hay sacerdotes apresados, condenados, exiliados e iglesias asediadas, además del cierre de más de 30 medios de comunicación independientes y periodistas encarcelados y exiliados, irónicamente el más reciente resultado de una encuesta hecha por M&R Consultores en este país, una amplia mayoría de nicaragüenses “considera que hay garantías en los derechos fundamentales de los nicaragüenses como libertad religiosa, expresión, sufragio popular, opinión y movilización”.


El 83.1% de la población opina que en Nicaragua se respeta la libertad de religión, el 80.1% asegura que se respeta el derecho de la ciudadanía a elegir a sus autoridades a través del voto, el 76% de los encuestados considera que hay respeto a la ciudadanía a expresarse libremente, y el 75% opina que se respeta la libertad de expresión de los medios de comunicación.

Estos resultados son contrastados por la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) porque considera que no se refleja la realidad de este país centroamericano y que al contrario se nota que son resultados sesgadas porque el objetivo fundamental es pretender manipular la verdad y la tragedia que viven los nicaragüenses en la actualidad.


“Nosotros desde el 2007 venimos señalando cómo los derechos humanos se venían deteriorando sistemáticamente a tal punto que en el 2018 la población se cansó de los abusos de la dictadura sandinista y definitivamente los resultados es que los nicaragüenses empezaron a sufrir una serie de abusos que todo mundo ya los conoce”, explicó a Fuentes Confiables, Marcos Carmona, secretario ejecutivo de la CPDH.

Subrayó que le llama poderosamente la atención en esta encuesta el cuadro donde se refleja que un 81.1% de la población nicaragüense considera que hay libertad religiosa, cuando hay iglesias asediadas y sus lideres perseguidos, también sobre la libertad de la ciudadanía a movilizarse, siendo que en Nicaragua nadie puede protestar pacíficamente, porque los paramilitares y policías comienzan a reprimir, encarcelar y a torturar. En cuanto al libre derecho al voto popular, donde un 80 por ciento asegura que hay garantías del sufragio, Carmona asegura que en realidad no existen garantías para elecciones libres y transparentes.


“Se refleja el derecho a la libertad de expresión del ciudadano, cuando vemos que si un nicaragüense grita ´viva Nicaragua libre´, le quitan la vida (como fue el caso de José Rugama en Estelí el 19 de julio de 2020). O por el hecho de los nicaragüenses que nos expresamos a través las redes sociales somos vistos como enemigos de la dictadura, de tal manera que esto es una barbarie, es una encuesta que a todas luces pretende ocultar la verdad que vive nuestro país”, criticó Carmona.

El agremiado lamentó que existan firmas encuestadoras que se presten al juego político del Gobierno Ortega- Murillo, para desvirtuar los hechos reales que vive la