Estudiante del Colegio Bautista se mantendrá bajo custodia de MIFAM


El estudiante del colegio Bautista que amenazó con un tiroteo continuará bajo custodia del Ministerio de la Familia

El estudiante del Colegio Bautista que causó alarma en la comunidad educativa de ese centro escolar en el mes de junio, cuando realizó amenazas a través de las redes sociales de que llevaría un arma, seguirá en tratamiento psicosocial por decisión de la jueza Miroslava Calero, que determinó como "importante" que el adolescente cumpla con la segunda fase de ese tratamiento.


"Si efectivamente el plan se está cumpliendo por el intéres superior del adolescente, el bien común es importante que el adolescente cumpla con la segunda fase", expresa la declaración de la jueza que el 27 de junio de este año lo sentenció a cumplir seis meses de un internado en un centro de atención psicosocial del Ministerio de la Familia (Mifan).
Las amenazas emitidas por el adolescente en redes sociales provocaron temor entre estudiantes y padres de familia

Esta ratificación es realizada por la Jueza del Segundo Distrito Penal de Adolescentes de Managua debido a que en el mes de septiembre la abogada del menor pidió el traslado a la casa de habitación bajo el cuido de sus padres, debido a que ya había cumplido tres meses del internado.


Pese a que los exámenes realizados por Mifan demostraban que el adolescente de 13 años ya puede reintegrarse a la sociedad, la Fiscalía se negó a la petición de la defensa.
Al finalizar los 6 meses en el centro psicosocial el menor deberá acudir cada quince día a los juzgados

El diario La Prensa también recoge que el menor si podrá recibir más visitas de sus padres y al cumplir los seis meses impuestos por la judicial, este deberá presentarse cada quince días a firmar en los Juzgados de Managua, durante otros seis meses.

Este caso causó conmoción en la población nicaragüense porque nunca antes en un centro escolar se habían reportado amenazas de este tipo y porque recientemente un sujeto había cometido una masacre en una escuela primaria de Uvalde, Texas en la que provocó la muerte de 19 niños y dos adultos.


El menor fue condenado por el delito de amenazas a través de la tecnología de la información y la comunicación
El adolescente que iba en octavo grado se declaró culpable, por lo que fue condenado por el delito de amenazas a través de la tecnología de la información y la comunicación, que es parte de la ley de Ciberdelitos, que fue aprobada en 2020.