Exigen liberación de presas políticas de Nicaragua en conferencia de mujeres en Argentina



La voz de la mujer nicaragüense se hizo escuchar en el marco de la XV Conferencia Regional de la Mujer, que se realiza en Buenos Aires, Argentina, donde se está abordando y analizando el cuidado para la sostenibilidad de la vida.


Antes de iniciar el evento un grupo de mujeres se pronunció por la situación de las presas políticas de Nicaragua.


“Se han cerrado a más de 170 organizaciones de mujeres y feministas en todo el territorio nacional, y que mantienen secuestrados a más de 230 presos políticos, incluyendo a 21 presas políticas que están siendo víctima de tratos crueles e inhumanos. Tres de estas compañeras, incluyendo a la exguerrillera Dora María Téllez, está en huelga de hambre, para exigir para ella y el resto de las presas políticas, un trato humanitario”, externaron las mujeres.

En esta conferencia participa la activista feminista María Teresa Blandón, fundadora del movimiento de mujeres La Corriente, a quien el gobierno de Nicaragua le negó hace unos meses el retorno a su país, no sin antes haber cancelado la personería jurídica a dicha organización.




Explicó que en este encuentro está presente la gran mayoría de los gobiernos regionales a través de los ministerios de la Mujer, y en ese marco, las redes feministas de América Latina y el Caribe, demandaron la liberación de las presas políticas de Nicaragua.


“Las redes feministas participan en esta conferencia para hablar del tema que tiene que ver con el eje central que es el cuidado de la vida, y hablar del aporte que significa el trabajo de cuidado que hace la mujer que es un trabajo remunerado y no remunerado, pero que se realiza en condiciones de mucha desventaja, y que estas mujeres que cuidan, no cuentan con políticas, ni con servicios que les permitan realizar sus trabajos en mejores condiciones”, subrayó Blandón.

Asimismo, resaltó que en este tipo de trabajo las mujeres no cuentan con condiciones que les permita cuidarse a sí misma, de tal manera que las cuidadoras no tienen quién las cuide, y eso está ligado a la pobreza, a la violencia y a la discriminación, y ese es precisamente el eje central de esta conferencia internacional.


“En esta conferencia esperamos que todos los gobiernos en general de América Latina y el Caribe, reconozcan la importancia que el trabajo de cuidado remunerado y no remunerado, tiene para el buen funcionamiento de las sociedades, para el bienestar de los hogares, de la niñez, de las personas con discapacidad y de las personas mayores”, agregó.

Las expectativas que se tienen de este encuentro es que los Estados formulen políticas públicas para que ese trabajo se realice en buenas condiciones y para que no sean las mujeres las que carguen con el peso, como la de las crisis económicas, de las pandemias y de los recortes en las políticas sociales, “y (también) en ese este marco aprovechamos para denunciar la violación de derechos humanos en Nicaragua y exigir la liberación de las presas políticas”, subrayó Blandón.