Expulsan a la embajadora de la Unión Europea en Nicaragua




La embajadora de la Unión Europea en Nicaragua, Bettina Muscheidt fue expulsada de nuestro país por órdenes de Daniel Ortega, luego de haberla declarado "Non grata". La funcionaria fue nombrada como representante de la diplomacia europea en Nicaragua el pasado 20 de septiembre de 2021 y sustituyó en el cargo al embajador Pelayo Castro.


Según el medio Confidencial, la sede europea en Nicaragua habría recibido una llamada de un funcionario del gobierno informándoles sobre la decisión. Hasta el momento las autoridades no se pronuncian sobre el caso.

La diplomática llegó a nuestro país en medio de una crisis socio política originada en 2018, que dejó más de 300 muertos, miles de exiliados y más de un centenar de presos políticos, según organizaciones de derechos humanos.


En este sentido, el bloque europeo ha tenido una postura firme en favor de la defensa de la democracia y el Estado de derecho en Nicaragua, así como el respeto a las libertades de los ciudadanos. Justamente en una reciente sesión del consejo de Naciones Unidas para los derechos humanos, el bloque europeo hizo hincapié en estas temáticas.


En tanto, Daniel Ortega en sus discursos presidenciales ha atacado a la Unión Europea y los ha acusado de "prestarse a la política intervencionista" de Estados Unidos, en referencia a las sanciones impuestas a funcionarios de su gobierno.


"Los yanquis les ordenan y ellos corren a repetir. Si el yanqui aplica una sanción, entonces vienen ellos y aplican una sanción", se quejó Ortega durante un acto político en ocasión del 19 de julio de 2020.



Embajadora Bettina Muscheidt



También al Nuncio


En marzo de 2022, las autoridades de gobierno también expulsaron al Nuncio Apostólico de Nicaragua y lo obligaron a salir inmediatamente de nuestro país. Monseñor Waldemar Stanislaw, fue el representante del Papa en Managua desde 2018.


Días más tarde, El Vaticano reaccionó con sorpresa y dolor ante la decisión de las autoridades nicaragüenses, la cual calificaron como “incomprensible”.


“Convencida de que esta grave e injustificada decisión unilateral no refleja los sentimientos del pueblo de Nicaragua, profundamente cristiano, la Santa Sede desea reafirmar su plena confianza en el Representante Pontificio”, concluyó el mensaje.