Familia de Karla Vega quien fue detenida en carazo días antes de las elecciones temen represalias




“Atados de manos”. Así se sienten los familiares de la opositora caraceña, Karla Patricia Vega Canales de 43 años, quien se mantiene recluida en una celda de la estación policial de Jinotepe, pues no han podido ver el estado de salud en que se encuentra, y si siguen denunciando la negativa de su visita, temen ser apresados, como está sucediendo con muchos familiares de presos políticos de Nicaragua.


Un familiar de Vega, explicó que no han contratado a un abogado independiente porque esto puede ser interpretado como estar “desafiando” al sistema, además no quieren hacer ningún tipo de campaña porque temen represalias al entorno familiar, de modo que lo único que hacen es orar en familia por su libertad.


“Desde el día de su detención no la hemos visto, no sabemos cómo está, ella padece de hipertensión y trombosis vascular, pero ahí estamos pendientes. Las amistades igual no nos han dejado solos, en el pueblo nos muestran la solidaridad. Gracias a Dios no nos han venido a asediar, pero la rutina de la familia ya no es la misma desde ese día.”, dijo la fuente.

Agregó que en la estación policial de Carazo le han logrado pasar parte de su medicamento porque el resto no se los dejan pasar, y en cuanto a la comida y demás paquetería lo agarran todo. Su hija es quien se encarga de llevarle la paquetería y siempre regresa llorando al no poder ver a su madre.

Vega fue detenida la madrugada del pasado cinco de noviembre, en vísperas de las elecciones municipales, mientras dormía en su casa, misma que fue forcejeada, para luego sacar a la mujer en pijama y llevársela en una patrulla. La acusan de “conspiración” y “propagación de noticias falsas”. Su audiencia inicial está programada para el próximo 21 de noviembre de 2022.

Gonzalo Carrión del colectivo de derechos humanos Nicaragua Nunca Más, dijo que hasta la fecha no se precisa el número de detenidos, porque en muchos casos hay un temor infundado de los familiares que obedecido al Estado de terror que impera en el país, y que en el reporte de septiembre se registra al menos media docena de familiares de presos políticos, que también están siendo privadas de libertad.


Consideró que esta situación de detenciones puede ser en represalias a la abstención que se reportó en las recientes votaciones municipales celebradas el pasado seis de noviembre. “Y por esa demostración de resistencia cívica del pueblo de Nicaragua de no asistir a las urnas, las reacciones han sido de venganza y descargan todo el odio que tienen contra el pueblo, y lo hacen privando de libertad o en algunos casos regresando a las personas que tienen privación de libertad domiciliaria al Chipote”, señaló Carrión.