Familiares de presos políticos de Nicaragua solicitan una prueba de vida tras 81 días incomunicados



A través de un comunicado familiares de presos políticos de Nicaragua, externaron su preocupación porque han pasado varios meses sin conocer el estado de salud de sus familiares in situ, pues las solicitudes tanto orales, como escritas para obtener información han sido infructuosas ante las autoridades del Nuevo Chipote.


“Tememos por sus vidas, sobre todo por quienes se han declarado en huelga de hambre. Esta es una de las violaciones a las leyes nacionales como internacionales y a las normas Nelson Mandela. No tenemos ninguna garantía de fe de vida, ni de su estado de salud, hasta la fecha ni siquiera tenemos certeza si se encuentran en el mismo lugar donde les visitamos por última vez. Pedimos una prueba de vida, familiares y organismos especializados, somos los únicos que podemos constatar cómo y dónde se encuentran”, comunicaron.


Pidieron la regularización de las visitas de cada 15 días como está establecido legalmente, con presencia de los hijos menores o necesidades especiales, así como acceso y regularización a llamadas telefónicas, videollamadas, cartas, dibujos y demás correspondencias.


“Demandamos que muestren ya a las personas presas políticas detenidas en el Chipote, además vemos con preocupación los recientes traslados al Chipote de personas presas políticas que estaban bajo el régimen de casa por cárcel, sin ninguna explicación, y nos solidarizamos con su familia. Continuamos con nuestra demanda colectiva de la libertad inmediata de todas las personas presas políticas y el respeto a sus derechos humanos”, finaliza el comunicado.

Bertha Valle, esposa del preso político Félix Maradiaga, señaló que el simple hecho de denunciar, pone en riesgo la seguridad y la integridad de los familiares de presos políticos. “Ya ha habido varios casos que debido a la persecución de una persona opositora, familiares son llevados sin ningún tipo de orden judicial”, agregó.


Christopher Mendoza, sobrino del reo de conciencia, Miguel Mendoza, agregó que es importante que los medios comprendan cuando un familiar no quiere seguir denunciando por la misma situación de inseguridad a los que se exponen, “porque ahora si no encuentran al opositor en su casa, entonces se llevan a un familiar, y esa es la verdadera situación que se está viviendo en ese sentido”.

Otro familiar denunció que en los diferentes sistemas penitenciario del país, también hay reos de conciencia que se mantienen en total incomunicación, incluso no se les entrega su paquetería, como es el caso del sistema penal de Estelí donde unos familiares por llegar unos minutos tarde, por viajar desde comunidades, no les aceptaron los paquetes.




Igual en la Modelo cuando les inventan cualquier tipo de alteración al orden interno, les quitan sus hamacas, baldes u otros utensilios, mientras los llevan a celdas de castigos. Asimismo denunciaron que la situación médica de los reos de conciencia es de urgencia por las condiciones carcelarias en que los mantienen, por eso insistieron en que se permita la presencia de la Cruz Roja Internacional y de los organismos de derechos humanos en las celdas de los diferentes sistemas penitenciarios, para constatar la verdadera situación de las personas presas políticas en Nicaragua.