FSLN mantiene control de elecciones de dirigentes comunitarios en Las Segovias



Las poblaciones de las comunidades de pueblos indígenas de los municipios de San José de Cusmapa, San Lucas, Totogalpa y Telpaneca en Madriz, y del municipio indígena de Mozonte, en Nueva Segovia, llevan años siendo gobernadas por familias impuestas por la influencia por el partido gobernante sandinista.


En estos municipios indígenas de Las Segovias, más de 60 mil comunitarios ya no participan del proceso de elección de sus autoridades, a como acostumbraban realizar con actos rituales sus ancestros o antepasados, debido a que en la actualidad lo que se da es la alternabilidad de la gobernanza entre miembros de una o dos familias, los que a la vez gobiernan las alcaldías, todas a fin al partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de la pareja presidencial de Daniel Ortega y Rosario Murillo.


Los más de 8 mil pobladores indígenas de las 27 comunidades rurales y urbanas del municipio de San José de Cusmapa, distante a unos 37 kilómetros de la ciudad de Somoto, cabecera del departamento de Madriz, llevan más de 17 años de no participar del proceso eleccionario de sus autoridades locales.


“Los actuales dirigentes se han venido alternando los cargos entre la alcaldía y el Pueblo Indígena. Sabemos que son miembros de dos familias que gobiernan influenciados por su fiel militancia con el Frente Sandinista (FSLN) y nadie aquí se quiere arriesgar en cuestionar eso”, sostuvo Ariel José Martínez Obregón.


Martínez Obregón, habitante de la comunidad indígena del Ángel Uno, manifestó que desde hace muchos años se ha perdido los tradicionales rituales o ceremonias indígenas en que los concejos de ancianos eran los encargados de organizar los procesos de elección de las nuevas autoridades de los Pueblos Originarios,


“Ahora lo hacen unos cuantos a puertas cerradas y después salen a decir que ya hay nuevas autoridades electas”, indicó.

En ese municipio, la señora María Elena Díaz Vásquez por años ha sido alcaldesa sandinista de San José de Cusmapa y también dirigente de los Pueblos Originarios de esa localidad y ha ido alternando con familiares cercanos el cargo de autoridad indígena sin rendir cuentas a las comunidades, donde también hay denuncias de negocios con la explotación de extensos bosques de pino, con la extracción de madera de las profundidades de comunidades ya despaladas.


Misma historia

Igual pasa en el municipio indígena de San Lucas, en Madriz, donde sus más de 12 mil habitantes de 33 comunidades rurales y varios sectores (barrios) urbanos llevan más de 18 años demandando elecciones justas y transparentes basados en las tradiciones de sus antepasados, pero sus actuales gobernantes son miembros de una sola familia que también gobierna la alcaldía sandinista de esta localidad.



“Nosotros hemos venido demandando elecciones de nuevas autoridades, porque las actuales jamás se han sometido a un proceso justo y transparente y lo único que hacen es estarse alternando, desde hace 18 años, la Presidencia del Pueblo Originario del municipio de San Lucas, entre doña Dominga Pérez Videa con su hija y con su nuera a como también lo hacen con la alcaldía sanluqueña apoyadas por dirigentes sandinistas”, expuso don Héctor Josué Machado Moreno, habitante de la comunidad indígena de Moropoto.

Exigir elecciones de nuevas autoridades indígenas les ha costado procesos judiciales a varios miembros de un movimiento de pobladores que ya habían logrado recolectar más de 5,600 firmas de respaldo (para exigir elecciones) de las 7,700 personas aptas para votar en procesos eleccionarios en las 33 comunidades que conforman el municipio de San Lucas. Las firmas fueron debidamente autenticadas por notarios públicos.


Doña Dominga Pérez Videa (quien en el pasado fue alcaldesa sandinista) asumió en varios periodos las riendas de las comunidades indígenas de San Lucas, y después transfirió ese cargo a su hija Deysi Pérez Vásquez, quien también fue alcaldesa sandinista de esta localidad, y posteriormente impuso en ese cargo desde hace seis años a su nuera Reina Galeano, militante activa del partido de gobierno.




Esta última, al igual que doña Dominga Pérez, se ha enfrentado a varios de los dirigentes de un Movimiento Indígena, que son doña Eva Ramírez, don Santos Bonifacio Días Salgado y Julio Ernesto Carazo Hernández, entre otros seis más, a quienes los citaba en la delegación policial y al juzgado local, abriéndoles procesos judiciales por exigir elecciones del pueblo indígena.


A doña Dominga Pérez se le señaló públicamente en los medios de comunicación de despojar con engaño de varias propiedades a familias campesinas o negarles y quitarles sus títulos reales o aprobar nuevas escrituras y en una ocasión haberle destruido una vivienda y despojar de un terreno a una humilde familia en la entrada del poblado de San Lucas. Además, de apoderarse de terrenos públicos para beneficio o lucro familiar.


También en los municipios de los pueblos indígenas de Telpaneca, con 19 mil 025 habitantes, y Totogalpa, con 11 mil 975 habitantes, sus pobladores no conocen desde hace siete años a sus autoridades electas en procesos que conllevan actos rituales o ceremoniales que tradicionalmente acostumbraban a realizar como herencia de sus antepasados.


“Aquí en Telpaneca ya no somos tomados en cuenta para nada. Las autoridades impuestas que tenemos como representantes de nuestro pueblo indígena hasta permiten que se nos despojen de nuestras tierras o ellos mismos las usurpen, porque cuentan con el aval o son miembros del partido sandinista”, manifestó don Machado del Carmelo Martínez López, habitante de la comunidad indígena de Santo Domingo, en Telpaneca.

También en el municipio indígena de Mozonte, zona del departamento de Nueva Segovia, unos 8 mil 962 habitantes de 14 comunidades y áreas urbanas del poblado no eligen nuevas autoridades desde hace varios años.


En la actualidad las autoridades del Pueblo indígena de esta localidad están al frente de la alcaldía sandinista y combinan o mezclan sus actividades.


“Todos llevamos años esperando que se convoque a elección de nuevas autoridades del Pueblo Indígena de Mozonte”, expuso don Patricio Enríquez Martínez, quien tiene 79 años de edad, y habita en el casco urbano de esa localidad.

Como en años anteriores intentamos localizar a las autoridades indígenas de los municipios de San José de Cusmapa, San Lucas, Totogalpa, Telpaneca, en Madriz, y Mozonte, en Nueva Segovia, pero ninguna estuvo disponible o ubicables en las casas de los Pueblos Indígenas de estas localidades de Las Segovias para conocer sus versiones o posición respecto a los señalamientos.


CADENA PERPETUA REVISABLE PARA FEMICIDA DE LA JOVEN KAREN BLANDÓN