Gobierno de Nicaragua pretende acabar con la prensa independiente, denuncia SIP



La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) catalogó como una “campaña para eliminar a la prensa independiente” el cierre de 11 radios y 4 canales locales en Matagalpa, la mayoría pertenecientes a la iglesia Católica.

“Con un solo golpe, el Gobierno de Nicaragua creó un nuevo desierto informativo en el interior del país, donde las estaciones clausuradas prestaban un valioso servicio comunitario a miles de personas. Es obvio que se pretende acabar con todo vestigio de prensa independiente”, manifestó Jorge Canahuati, presidente de la SIP.

7 de las 11 radios canceladas pertenecen a la Diócesis de Matagalpa, que está a cargo de Monseñor Rolando Álvarez, fuerte crítico del Gobierno de Daniel Ortega en sus homilías, y que ante el cierre injustificado, increpó a Nahima Díaz, directora del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (TELCOR), a que sostengan una reunión y se transparente los acontecimientos contra las radioemisoras.


Asimismo, Carlos Jornet, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, señaló que los agentes policiales recurrieron al "uso excesivo de violencia", lo que se traduce en un alto grado de impunidad de las autoridades.


Y es que tras el dramático llamado de ayuda del sacerdote Uriel Vallejos a los feligreses de la capilla Divino Niño de Praga, estos acudieron para resguardar y tratar de evitar que la policía sustrajera los equipos de la radio católica de Sébaco, que es una de las afectadas con el cierre de frecuencia; pero se encontraron con disparos de bombas lacrimógenas, empujones y golpes.


"El gobierno de Ortega ya no solo es enemigo de la libertad de prensa, sino que también ahora parece suprimir la libertad de culto y pensamiento en Nicaragua", dijo Jornet.

La red Voces del Sur (VdS) también se pronunció este miércoles ante la arremetida gubernamental contra las radios en su mayoría de la Iglesia Católica y manifestó su preocupación por el "avance de prácticas nocivas para los Derechos Humanos en Centroamérica".


La organización instó a TELCOR a devolver las frecuencias y medios tomados desde 2018 hasta la fecha y a mantener una regulación adecuada, ética y transparente en las comunicaciones del país.