Iglesia Católica perseguida: Sacerdotes detenidos, condenados y otros en el exilio


Con la condena a 30 años de prisión a Monseñor Leonardo Urbina, párroco de la iglesia del Perpetuo Socorro de Boaco, se suma el segundo religioso que es sentenciado a cumplir una pena en las cárceles de Nicaragua. El primero fue el padre Manuel Salvador García de Nandaime, quien el 23 de junio de 2022, fue condenado a dos años de prisión por el presunto delito de amenaza con arma blanca contra cinco personas.


El sector de la iglesia católica ha sido uno de los más perjudicados por el gobierno de Nicaragua, al punto que ha perseguido, amenazado, arrestado, exiliado e impulsado una campaña de desprestigio contra muchos de los obispos y sacerdotes de las diferentes parroquias de los departamentos. Esta situación de asedio se arreció en el contexto de las protestas cívicas iniciadas en abril de 2018, cuando los religiosos mostraron su claro apoyo a las víctimas de las protestas.

Fuentes Confiables consultó a un teólogo nicaragüense al respecto, quien consideró que la iglesia Católica de Nicaragua, toca las fibras de la realidad del país a través de alzar su voz y hacer resonancia de los más desposeídos y de los que “no tienen voz”, y en este contexto han denunciado las constantes violaciones de los derechos humanos contra la población nicaragüense, por eso considera que esta acción ha incomodado a los gobernantes de turno.


“La Iglesia siempre clama por una justicia, una paz y una reconciliación verdadera. Lamentablemente nuestros gobernantes manejan una paz de fachada y cuando se les increpa las arbitrariedades, entonces actúan con irracionalidad, al igual que muchos de sus seguidores, que también en Nicaragua ha exacerbado un fanatismo desmedido”, sostiene el teólogo.

Indicó que el gobierno sandinista siempre ha promulgado un odio de clases desde su formación marxista, y que prácticamente es un Estado ateo, que lo único que hace con la palabra de Dios es manipularla a su conveniencia, y por eso manejan un doble discurso.

“Recordemos que estas agresiones, persecución y cárceles contra la iglesia Católica en Nicaragua no es de ahorita, esto mismo sucedió en la década de los 80, y con la condena que le aplicaron hoy (viernes) al sacerdote de Boaco, bajo una falsa acusación en donde no le permitieron una defensa decente, esto no es más que un mensaje de maldad, de crueldad, de que van a seguir bajo esa misma tónica, y quien sufre más es la población porque Nicaragua es un país muy creyente”, acentuó el experto.

Hasta la fecha debido a las amenazas y asedio oficialista, se han exiliado Monseñor Silvio Báez, los sacerdotes Edwin Román, Uriel Vallejos, Vicente Martínez, Sebastián López, Mangel Hernández y Dany García, así como el diácono de Granada Carlos Mata, además se encuentran encerrados cinco sacerdotes de la Diócesis de Matagalpa, incluyendo a Monseñor Rolando Álvarez, quien está bajo la figura de “resguardo domiciliar”.

VICTIMAS DE LA REPRESIÓN EN 2018 ALZAN SUS VOCES EN EL MARCO DE ASAMBLEA ONU