Iglesias evangélicas tras invasiones en comunidades étnicas del Caribe

  • Alegan que van en busca de su "tierra prometida", denuncian comunitarios.


Juan Carlos Ocampo, líder comunitario

Algunas iglesias evangélicas adscritas a las Asambleas De Dios estarían siendo el mecanismo por el cual se están realizando las invasiones de tierras comunales en el Caribe de Nicaragua, denuncian líderes territoriales.


El pasado 7 de enero la organización Prilaka Community Foundation emitió una Alerta Roja tras confirmar la presencia de colonos armados en la zona de Sangnilaya. Juan Carlos Ocampo, dirigente comunal explicó a Fuentes Confiables que un día antes había llegado un grupo de "cristianos" con la excusa de una vigilia en Klisan para inaugurar una supuesta capilla evangélica.



"Nosotros sabemos que hay algunas iglesias que se están prestando para promover invasiones, ellos dicen que nuestros territorios son su 'tierra prometida' cuando nosotros ya estamos allí y eso no es tierra prometida de nadie, son herencia de nuestros ancestros", denunció Ocampo.


Agregó que "los comunitarios lograron identificar en el camión (de los colonos) paneles solares, motosierras, combustible, alimentos y un montón de cosas. Y se organizaron y no los dejaron pasar".


"No vamos a permitir ni aceptar establecimiento de iglesias", sostuvo.


Relató que esta situación ocurre desde 2019, cuando lograron encarar a un supuesto pastor de las Asambleas de Dios originario de Waslala quien confesó que había vendido todos sus bienes para trasladarse a ocupar esas tierras comunales.


"Yo fui claro, le digo: usted no puede venir con ese cuento de que trae la palabra de Dios para generar problema. Esto nos recuerda a los colonizadores españoles que llegaron con la biblia por delante y la espada por detrás. Nosotros no vamos a aceptar esto", expuso Ocampo.

Solicitan a las autoridades del Estado de Nicaragua que tomen cartas en el asunto y detengan la invasión de los colonos en esas comunidades.


"Instamos a que saquen a esta gente que son delincuentes, no nos pueden decir que son cristianos. Esta gente no viene a convivir esta gente viene a desplazar o a convertirnos en trabajadores en condiciones precarias y eso no lo vamos a aceptar", finalizó.