Jinotega reporta altos costos de producción y escasez de mano de obra para corte de café



El corte de café de las fincas jinoteganas, de donde sale el 54% del total del grano de oro, se verá seriamente afectado por la falta de mano de obra, lamentan cafetaleros de la zona. Otro problema que han enfrentado para este ciclo, son los altos precios de los insumos para el cultivo.


“Mucha gente con la que contábamos para los cortes se han ido a Estados Unidos, otros a trabajar a Costa Rica”, se queja el propietario de la finca San Francisco, Darwin Perez. “Va a ser un problema, porque no vamos a tener gente para recoger el grano”, señaló.


A esta preocupación se unió el también cafetalero Eduardo Molinares, quien es propietario de una finca en la comunidad El Tabaco, en el municipio de El Cuá, de este departamento. “Hay poca mano de obra, como toda la gente ha emigrado, no hay mucha gente para recolectar el café, lo estamos recogiendo con el poquito de colaboradores que agarramos”, dijo Molinares.

INSUMOS CAROS



A estas fincas llegaban cortadores locales, de la zona de Waslala y de Río Blanco, en busca de trabajo, pero esta vez, no han aparecido. “Esto es grave, pone en riesgo el ciclo”, se quejaron productores. “A ésto hay que sumarle que los costos de producción aumentaron, porque los insumos subieron”, denuncian los finqueros.


Pérez dice que este año los insumos han incrementado su precio hasta en un 100%. “Estaba revisando las facturas del año pasado, un quintal de abono valía un mil 300 córdobas y ahora vale 2 mil 400 córdobas, entonces ahí puede ver uno como ha subido todo”, se quejó.


“Nos vamos a ver en alitas de cucaracha, todo caro, la comida cara, quizás ni haya ganancias y uno endeudado”, se queja Molinares.



Según Molinares, para poder conseguir cortadores, están pagando a 60 córdobas la lata (medio) de café, más la comida, de lo contrario difícilmente podrían recolectar el grano de oro en las pepenas, que es cuando el café empieza a madurar.


Jinotega, Matagalpa y Madriz representan el 85% de la producción total del café, el cual es el principal de exportación y su importancia radica no sólo en la generación de divisas, si no en la generación de empleos permanentes y temporales. En todos sus zonas la ausencia de cortadores es un problema.