top of page

Jovencita de 20 años falleció al asfixiarse con un “bombón”, en Masaya



Conmoción y luto vive la familia de Mayerling Petrona Martínez Suárez, de 20 años, al asfixiarse con un dulce tipo “bombón”, que degustaba acostada en una hamaca de su vivienda, ubicada en la comarca Las Flores, Masaya. El pasado domingo, el incidente tomó por sorpresa a sus familiares, quienes vivieron momentos de desesperación al ver a Mayerling sin poder hablar y con dificultad para respirar.


De manera extraoficial se conoció que la joven al momento de succionar el dulce, se le fue hacia la garganta, provocando la asfixia. Los familiares trataron de expulsar el dulce, pero lamentablemente todo fue en vano, y en otro intento por salvarle la vida, decidieron trasladarla al hospital Humberto Alvarado Vásquez de Masaya, sin embargo, llegó sin signos vitales, según publicaron medios locales.


La muerte inusual de la joven que estudió en el colegio Juana María Polanco, ubicado en su misma comunidad, ha impactado al poblado donde vivía. “Fue una tragedia inesperada”, decían. Mayerlig Suárez, fue despedida por familiares y amigos en el cementerio San Albino de comarca Las Flores.




¿Qué hacer ante un incidente así?


“En estos casos, es importante actuar con calma y rapidez, se debe preguntar a la víctima si se está ahogando. Si ella logra responder es una buena señal y se puede orientar a la calma. Y si la persona del atragantamiento puede toser, lo mejor es no intervenir para dejar que el movimiento natural de la tos haga su trabajo”, explicó una fuente capacitada en primeros auxilios.

“Es preciso no palmear la espalda de la persona atragantada si está de pie o sentada, pues el cuerpo extraño podría dirigirse más adentro”, mencionó.


La maniobra de Heimlich es una técnica de primeros auxilios fundamental en los casos más comunes, es decir cuando la víctima está consciente, de pie o sentada, y tiene una postura normal. “Obviamente es mejor la explicación visual, pero lo indicado, es colocar el puño sobre la parte superior del abdomen y cubrirlo con la otra mano. Posteriormente, apóyate sobre él de modo que las manos presionen con fuerza y rapidez hacia dentro y hacia arriba, podemos hacer varias compresiones hasta que el objeto salga, de lo contrario llamar a bomberos o Cruz Roja”.


Debería enseñarse en colegios


Por último, la fuente recomendó que los centros de estudios deben incluir clases o talleres de técnicas de primeros auxilios para atender incidentes como ese, porque ese tipo de dulce lo consumen niños y adolescentes. “Eso puede salvar vidas”, dijeron.


“Lamentablemente, en los colegios hay brigadas que llegan a capacitarse y más bien llegan solo por requisito, pues no le brindan la importancia, debe haber mayor voluntad de alumnos, compromiso de autoridades educativas y cuerpo docente”, aseguró.

Lamentó que sean “contados con los dedos de la mano, los profesores que ponen en práctica estas técnicas. Si el colegio aprende primeros auxilios, a los hogares también se lleva el conocimiento”, puntualizó.


Comments


bottom of page