Sector salud en "sistemática represión", según defensores de Derechos Humanos


Médicos tienen poco que celebrar en este día

De ser prominentes galenos en Nicaragua, actualmente muchos están pasando apuros en el exilio, por lo que este 26 de octubre, Día del Médico, no tendrán nada qué celebrar, porque se mantienen lejos de su patria y su familia, después de ser desplazados forzosamente por el gobierno de Daniel Ortega.


Según Gonzalo Carrón, activista del colectivo de derechos humanos Nicaragua Nunca Más, este gremio ha sido muy golpeado desde el 2018, porque fue parte de los objetivos del Estado por auxiliar a los heridos de la represión, por lo que muchos profesionales de la medicina no tuvieron otro remedio que exiliarse.


“Y los médicos que ejercen en Nicaragua se encuentran con serias limitaciones, tanto en el contexto de la represión del 2018, por haber brindado sus servicios para auxiliar a los heridos, y por eso fueron blanco de la represión, pero también en el contexto de la pandemia fue encomiable su labor en la primera línea de fuego, incluso muchos de ellos perdieron la vida, y otros fueron ´objetivizados´ por hablar del verdadero impacto de la pandemia”, criticó Carrión.

Los galenos que se decidieron quedar en Nicaragua se enfrentan a serias limitaciones

Lamentó que algunos médicos exiliados en Costa Rica estén pasando serias limitaciones para ejercer el ejercicio, porque la burocracia no les permite trabajar en el campo de la medicina y desde su desplazamiento no tienen nada que celebrar.


“Desde hace años en Nicaragua el sector salud se encuentra en una sistemática represión porque hay un sistema basado en ´premios y castigos´. Castigo para los que no se alinean y premios para los que se someten al régimen, y eso es en todo el país. Pero ni los médicos que se someten son libres, porque ese no es un sistema libertario basado en derecho y porque más que todo está relacionado al ´premio y castigo´”, señaló el agremiado.

A criterio de la abogada y activista de derechos humanas, Martha Patricia Molina, de todos los sectores reprimidos en Nicaragua, no puede asegurar cuál ha sido más vulnerado por la Administración Pública de los Ortega-Murillo, pero según su análisis, en cada sector observa que todos son víctimas.


En medio de la crisis sociopolitica varios fueron despedidos de sus empleos

“Los profesionales de la salud son un pilar importante para toda sociedad y en Nicaragua los médicos y afines han sido agraviados de varias maneras, principalmente todos aquellos que trabajan para el sector público porque fueron obligados a ir en contra sus principios éticos cuando se les prohibió atender a los heridos de abril de 2018, aunque fue una minoría que acató las órdenes. Los que cumplieron fielmente su juramente hipocrático fueron despedidos y perseguidos por el régimen”, sostiene Molina.

Recordó que los galenos también fueron reprimidos durante la pandemia Covid 19, al no brindarles las medidas sanitarias correspondientes que fueron impuestas por la OMS.


Durante la pandemia del covid-19 los médicos también fueron reprimidos

“Otras de las vulneraciones que están sufriendo en la actualidad, es el adoctrinamiento en las universidades públicas y el efecto será reflejado en el futuro con las nuevas generaciones de galenos. El desafío de este sector es seguir siendo fiel a sus principios y denunciar, aunque sea anónimamente, todas las arbitrariedades a las que son sometidos por la dictadura”, instó la activista.

Desde el año pasado la CIDH y su Relatoría Especial condenaron los diferentes actos de hostigamiento e intimidación perpetrados en contra de profesionales de la salud, integrantes de la comunidad científica y activista por el derecho a la salud en el contexto de la pandemia del Covid 19 en Nicaragua.