Mujeres en Nicaragua necesitan más que una Cartilla para el respeto a sus derechos



Como una forma de frenar los abusos contra las mujeres en Nicaragua, el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, presentó a inicio de julio pasado, la Cartilla “Mujer, Derechos, Leyes y Mecanismo de Denuncia para la Prevención del Femicidio”.


La vicepresidenta de Nicaragua anunció en ese entonces que en la elaboración de dicho impreso estuvieron involucradas instituciones gubernamentales como Mifamilia, Mined, Inatec, Comisaría de la Mujer, Ministerio de la Juventud, una asesora del Presidente y el Ministerio de la Mujer, al mismo tiempo indicó que esta Cartilla tiene como objetivo ponerla en práctica para hacer realidad la prevención de los femicidios.


“Para que podamos ver los signos y señales, además, para que podamos rechazar cualquier irrespeto o violencia contra nosotras las mujeres. Sentimos que es una bendición, porque podemos trabajar estos temas que son tan dolorosos, que son tan humillantes, tan ofensivos que nos sigan viendo como objetos de uso, como esclavos y que se nos siga agrediendo y hasta asesinando, que es lo peor, dejando en la orfandad a niños, bebés, y todo el dolor que procede en la familia ampliada a los hermanos, las hemanitas, la madre o abuelita, todos ellos que son víctimas también de estos crímenes, que son de odio”, subrayó Murillo.

¿Qué incluye la Cartilla?


En la Cartilla, fue diseñada con los colores preferidos de la vicepresidenta, en su parte toral ilustra una especie de pirámide que son los pilares que sustentan el modelo de equidad y complementariedad en Nicaragua, cuya base es el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, seguido por el programa de Desarrollo Humano, Política de Género del GRUN, Ley de Igualdad de Derechos y Oportunidades, y en la punta aparece la Constitución Política de Nicaragua.


En otra parte se plasman las leyes que protegen el derecho de las mujeres a vivir sin violencia, y en unas burbujas de color rosada, verde y celeste se refleja la Ley 779, la Ley 896 y la Ley 985 sin mayor contenido.


Para María Teresa Blandón, del colectivo feminista La Corriente, la elaboración de esta Cartilla no es más que un acto de demagogia por parte del gobierno de Nicaragua y de desprecio por la vida de las mujeres, porque es irrisorio que alguien en cualquier país va a pensar que con una cartilla se promueven y garanticen los derechos humanos de las mujeres y se previene la violencia machista.


“Esto es un absurdo que solo puede ocurrir con un régimen como el que tenemos en Nicaragua. Los derechos de las mujeres están consignados en la Constitución Política de la República, que son también los derechos del conjunto de la ciudadanía, pero además se supone que tenemos una Ley de Igualdad de Derechos y Oportunidades donde se establecen cuáles son los compromisos que tiene el Estado con los derechos negados a las mujeres durante tanto tiempo”, enfatizó Blandón.

Políticas públicas


María Teresa Blandón

De igual forma, Blandón señaló que lo que las mujeres en Nicaragua necesitan, más que un documento impreso, son políticas públicas, recursos, voluntad política, que lamentablemente no cuentan con nada de eso con este gobierno. Sostuvo que dicha cartilla también ha llegado a destiempo porque han estado 15 años en el poder y no han podido reducir esa inmensa brecha de desigualdad.


“Hemos retrocedido en el tiempo porque ahora hay más pobreza, problemas de salud de las mujeres que no se atienden en lo sexual y reproductivo, ahora hay más impunidad en la violencia contra las mujeres, y los organismos que crearon no sirven: el Ministerio de la Mujer es un fantasma (porque) nadie sabe qué hace, además de tener un presupuesto pírrico, hemos tenido más de diez ministras en 13 años y nunca hemos oído un informe, no tenemos idea qué hace la Procuraduría de la Mujer. De modo que por el contario este régimen ha cerrado todas las organizaciones de Mujeres que venían trabajando por defender los derechos de las mujeres y para acompañarlas, dejándolas en mayor indefensión y vulnerabilidad”, recalcó.

Una activista feminista de Managua, dijo a Fuentes Confiables que entre las debilidades que contiene la Cartilla están que no se reflejan las rutas de acceso a la justicia, faltan los artículos de la Ley 779, y más bien ésta ha sido manipulada porque manda a “mediar” a las mujeres con sus agresores para revictimizarlas. Asimismo, hizo énfasis en que van a seguir exigiendo que se cumpla a cabalidad la Ley 779.


“Con esta Cartilla no van reducir la violencia contra las mujeres, sabiendo que ellos mismos (el gobierno) está alimentando esa violencia contra los que no piensan igual que ellos, la violencia que están viviendo las presas políticas es una de las evidencias, en primer lugar, ser privadas libertad, y es esa libertad que tanto anhelamos en Nicaragua (...) De modo que es una cartilla incompleta y nada que ver con lo que dice la Ley”, señaló la agremiada.

Continúan femicidios




La mañana del domingo 21 de agosto, el sujeto Óscar Leonardo Hernández mató de varios machetazos a Elisa Lisbeht Montano Franco de 43 años por quererle robar un celular al momento que la víctima salía a ejercitarse por una de las calles del barrio Los Farallones de Chinandega.


Hasta el mes de julio, el Observatorio Católicas por el Derecho a Decidir registra 32 femicidios y 75 femicidios en grado de frustración a nivel nacional.


Uno de los casos que más ha impresionado al país hasta el momento es el de la joven Karen Monserrath Blandón Blend de 21 años, quien fue asesinada el pasado cinco de julio en la casa que alquilaba en el barrio Carlos Fonseca en Managua.


El crimen a sangre fría fue cometido cuando Blandón Blend daba de amamantar a su bebé de seis meses, cuando Caleb Rocha Tercero, quien ya se encuentra tras las rejas, ingresó a la vivienda de la joven y le disparó en el cuello.



VICTIMAS DE LA REPRESIÓN EN 2018 ALZAN SUS VOCES EN EL MARCO DE ASAMBLEA ONU