Navidad en medio de la crisis sanitaria



En la mayoría de hogares se celebra la Navidad con decoraciones, árboles naturales o sintéticos, arreglos alusivos al nacimiento del Niño Jesús y si la bolsa lo permite, alimentos tradicionales para la Nochebuena y reuniones familiares. Pero la crisis sanitaria que se vive desde hace dos años y la pérdida de seres queridos impone una nueva realidad.


Pese a esa situación impregnada de tristeza y dolor, el párroco del Santuario Medalla Milagrosa en Camoapa hace una exhortación al valor de la vida.


“Aunque la situación es difícil en términos generales, nosotros debemos tener esperanza durante este tiempo y el mejor regalo que podemos hacer a nuestros seres queridos, a parte de un presente si tenemos la oportunidad de hacerlo, es el hecho de estar, el poder compartir. Muchas personas han perdido a su familiar y ya no estarán, es importante compartir ahora”, indica el líder religioso.

El padre Mejía cree en la importancia de mantener la esperanza, a pesar de la tragedia vivida por muchas familias y refiere que es importante mantenerla “a pesar del dolor de la separación violenta en el caso de la enfermedad de un ser querido”.


Una silla vacía

Por diversas causas, las familias nicaragüenses no tendrán a algún ser querido en su mesa en esta Navidad. Muchas personas han salido del país debido a la crisis sociopolítica y muchas otras han muerto desde que el Covid-19 se reportó en el territorio, aunque algunas muertes no formen parte de las estadísticas oficiales o se hayan atribuido a otras enfermedades.


Una ciudadana que pidió se omitiera su nombre por razones del contexto que vive Nicaragua, cuenta lo difícil que han sido estos dos años.


“Esta Navidad nos reuniremos menos miembros de la familia, porque tres han pasado a la presencia del Señor y dejaremos los espacios vacíos alrededor de nuestra mesa, a la hora de cenar”, dice con voz quebrantada.

Esta persona, al igual que muchas más en Nicaragua, no tuvo la oportunidad de acompañar a sus seres queridos en sus últimos minutos y sus honras fúnebres tuvieron que realizarse rápidamente.


“No hay un certificado que ponga un nombre específico a la causa de muerte, pero la gravedad de ellos estuvo asociada con problemas respiratorios”, comenta la ciudadana.

El valor de la vida


De la misma manera que lo refiere el padre Mejía, los familiares de quienes han muerto en este tiempo de pandemia saben que se han enfrentado a la muerte, y que este fin de año es necesario celebrar la vida con fe y esperanza. Este argumento valida el deseo de compartir con los seres queridos en la Navidad, aunque conscientes de implementar todas las medidas preventivas.


Reunir a toda, o una parte, de la familia es un tema inevitable, por lo que deben asumirse responsablemente las medidas sanitarias que protejan la salud.


El doctor Armando Fernández Marín, está consciente de la complejidad que trae consigo la Navidad en tiempo de pandemia y advierte sobre la necesidad de no descuidar las medidas sanitarias y “tener mucho cuidado en las actividades religiosas”.


“Acuérdense que está viniendo mucha gente de otros países, ahorita en estas fiestas se reúnen más familiares de Estados Unidos, de Europa, entonces hay que tener mucho cuidado porque ahí está atacando más la otra variante que es la Ómnicrom”, indica el especialista.

Según el último reporte del Ministerio de Salud de Nicaragua publicado el martes catorce de diciembre, Nicaragua solo registra 215 muertes por Covid-19 desde que se conoció el primer caso en marzo del 2020. En el mismo reporte las autoridades han acumulado 17 mil 411 casos positivos, aunque no todas las personas afectadas con problemas respiratorios acuden a las unidades de salud, quedándose fuera de cualquier estadística.


El especialista en epidemiología, doctor Leonel Arguello ha compartido un audio en redes sociales para exhortar a la población a tomar las medidas preventivas en estas fiestas navideñas.


”Hago un llamado, yo sé que es momento de recogimiento familiar, de reuniones y fiestas, no digo que no podemos hacerlo, es mejor tomar las medidas para evitar contagiarse o contagiar a los demás”, insiste Arguello, quien además advierte sobre una posible tercer ola y la eventual llegada de la variante Ómicron al país.

“Mi llamado frente ante una posible tercera ola, que puede aparecer en cualquier momento sumado al peligro de una nueva variante, que puede ser más transmisible, más agresiva. Lo que sabemos es que las medidas de prevención como el distanciamiento físico, el uso de la mascarilla, lavarse las manos constantemente, son fundamentales”, enfatiza el epidemiólogo.


Mientras el mundo debate sobre la implementación de nuevas restricciones y se promueven esfuerzos para determinar si las nuevas variantes, como la Ómicron son las más letales o no, los colores navideños ya se han instalado en el comercio de los países y las típicas luces danzan con su intermitencia.


“No hay que bajar la guardia recordemos que en agosto sufrimos de un ola fuerte donde murieron muchas personas y con la posibilidad de que en dos meses entre una nueva variante, debemos continuar con el cuido”, declara el doctor Armando Fernández, consciente de las implicaciones que tendría la ausencia de medidas preventivas.



CADENA PERPETUA REVISABLE PARA FEMICIDA DE LA JOVEN KAREN BLANDÓN