• Redacción Central

Nicaragua conmemora el día de la libertad de prensa con una dura realidad



Sin periódicos, medios de comunicación cerrados, periodistas que no firman sus notas, así es como Nicaragua celebrará este 03 de mayo el día mundial de la Libertad de Prensa. Una efeméride proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1993, en cumplimiento de una recomendación aprobada en la reunión número 26 de la Conferencia General de la UNESCO en 1991.


Cada 3 de mayo es una oportunidad para evaluar el estado de la libertad de prensa a nivel mundial, defender a los medios de comunicación de los ataques sobre su independencia y también para rendir homenaje a los periodistas que han entregado su vida en el desempeño de esta valiosa profesión.


En el caso de Nicaragua, desde que Daniel Ortega retomó el poder en 2007, ejercer el periodismo en Nicaragua no ha sido color de rosa. A raíz de la crisis sociopolítica de 2018 los ataques, abusos, judicialización y allanamientos se agudizaron en contra de los comunicadores independientes, lo que ha derivado el exilio de muchos de ellos.


En 2021, el gobierno de Nicaragua utilizó una supuesta investigación contra la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCh) para iniciar una embestida contra periodistas, fotorreporteros, editores, jefes de prensa y dueños de medios de comunicación que tuvieron que desfilar por el Ministerio Público para ser interrogados por sus presuntos vínculos con el caso. En muchas de las entrevistas, esa institución estatal fue utilizada para “recordarles” la Ley de Ciberdelitos (aprobada en 2020), que establece penas de 1 a 10 años de cárcel por la propagación de “noticias falsas”, un criterio que es definido de manera discrecional por el gobierno.


Tras estas citatorias a la Fiscalía, medios escritos y digitales optaron por suprimir la firma en los artículos y notas para evitar ser acusados por "fake news”, y otros periodistas prefirieron exiliarse tras conocer que existían órdenes de captura en su contra.




SIN PERIÓDICOS

Desde el 13 de agosto de 2021, Nicaragua se convirtió en el único país de Latinoamérica que no cuenta con un diario de circulación nacional tras el bloqueo de insumos que sufrió el diario La Prensa de parte de la Dirección General de Aduanas y luego el posterior allanamiento a sus instalaciones.


La Prensa era el único periódico con el que contaban los nicaragüenses. Anteriormente el diario HOY había cesado su circulación debido a las presiones estatales.


El 27 de septiembre de 2019, El Nuevo Diario, el segundo medio escrito más importante del país anunció su cierre por "circunstancias económicas, técnicas y logísticas”.


AGRESIONES CONTRA PERIODISTAS


El más reciente informe de la Red Regional Voces del Sur (VDS) registra 103 casos de violaciones a la Libertad de Prensa en Nicaragua, solamente en el mes de marzo 2022; 94 hechos ocurrieron contra medios de comunicación, 8 contra personas naturales y 1 caso contra una organización gremial de periodistas.


Según este organismo, los principales riesgos a los que se han enfrentado los periodistas y medios en los últimos meses, según el informe, van desde agresiones y ataques; procesos civiles y penales; discursos estigmatizantes; uso abusivo del poder estatal y restricciones en internet.


En este sentido, tan solo dos días después de nuestro primer año de fundación, este medio de comunicación, Fuentes Confiables, sufrimos nuestro primer ataque informático por personas desconocidas lo que derivó a la inhabilitación temporal de nuestro sitio web. Sin embargo, este tipo de acciones no detuvieron el trabajo de este medio digital que continúa informando y está consciente que este tipo de ataques contra la Libertad de Prensa continuarán sucediendo.


En 2021, Reporteros sin Fronteras (RsF) situó a Nicaragua en la posición 121 de 180 países evaluados, donde el periodismo se encuentra en una "situación difícil".


Asimismo, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) incluyó a Nicaragua junto a Venezuela y Cuba en la franja roja de los países "sin libertad de expresión" y los señala de poseer algunas de las peores condiciones para ejercer la libertad de prensa.


"Sin cambios políticos, crecieron las detenciones, persecuciones judiciales y violencia contra la prensa, agravadas por homicidios contra dos periodistas en Venezuela y el desplazamiento forzado de otros comunicadores en Nicaragua", señaló la SIP en su informe de 2021.


Tanto la SIP como RsF destacaron que el covid-19 incrementó las violaciones contra la Libertad de Prensa ante la falta de información oficial por parte de las autoridades de algunos países latinoamericanos.


En Nicaragua, además de los ataques y persecuciones, los periodistas se enfrentan con el silencio estatal, ya que son excluidos de las conferencias de las instituciones y ministerios a las que sí tienen acceso los medios afines al Gobierno.



14 visualizaciones0 comentarios