Nicaragua con serios problemas de contaminación en fuentes hídricas por mal manejo de basura



Las recientes imágenes de este pasado fin de semana fueron muy impactantes tras el paso del huracán Julia, al reflejar ríos desbordados, casas anegadas, deslizamiento de tierra, árboles caídos y un mar de desechos inundando cauces, calles, caminos de las diferentes ciudades de Nicaragua, y sobre todo vidas humanas perdidas, producto de la furia de la naturaleza que también azotó el resto la región centroamericana.


En menos de 24 horas el huracán Julia entró con categoría uno, provocó grandes desastres, porque la gran cantidad de agua que este fenómeno acarreó vino a caer al territorio nacional que hizo colapsar obras de infraestructura viales y de edificaciones, sistemas de agua potable e inundaciones severas, no solo en las áreas de cultivo, sino de vivienda.


La exdirectora de Enacal, Ruth Selma Herrera, explica a Fuentes Confiables que uno de estos factores es que muchos nicaragüenses no han aprendido a manejar los desechos de la manera más adecuada y que hay un retroceso importante en la calidad de vida porque la política educativa del país se olvidó del tema de medio ambiente.


“No debemos seguir tirando los desechos a los cauces y ríos, debemos rechazar esa invasión de bolsas de plásticos. Si el sistema educativo (de Nicaragua) no te educa, a pesar de que lo mandata la Ley de Medio Ambiente, clarísimamente lo establece como una responsabilidad del Estado, pues entonces es responsabilidad de la familia, todo el que quiere tener hijos, tiene que saber que debe de educarlos en esta temática”, recalcó Herrera.

Afirma que todos los actores de la sociedad tienen responsabilidad en las cosas que no se están haciendo bien y que colapsan en Nicaragua, comenzando con la política educativa que la considera como fracasada con los actuales y anteriores gobiernos, en el sentido de preparar ciudadanos conscientes y responsables.


“Todo mundo sabe que en Nicaragua la educación es de mala calidad, pero luego tenemos una gran cantidad del sector empresarial, agroexportador, que no solamente no pagan el agua, sino que usa muchísima agua del subsuelo a través de miles de pozos y de ríos, pero ellos exportan sus productos y obtienen muchas ganancias, pero no aportan al tratamiento del agua”, añadió.

Consideró que debe ponerse un alto a la contaminación del medio ambiente y que en Nicaragua no se puede seguir aceptando un país conviviendo con la basura como que fuera una situación natural.


Y este huracán nos mostró que sacó de todas las partes del país, todos los desechos, los residuos que obviamente se los llevó con semejantes volúmenes de agua a contaminar los ríos, lagos, al mar, y seguimos contaminando, por eso creo que la tolerancia al manejo de todas estas prácticas indebidas (de los desechos) deben de acabar”, enfatizó.

Recalcó que hay una cantidad de actores que tienen mucha responsabilidad en los desastres ambientales que suceden en Nicaragua, además hizo hincapié de que si no se reforesta el país, se construyen obras para detener las corrientes de agua o desarrollar prácticas proactivas, entonces la ciudadanía estaría “cavando su propia tumba”.