OEA pide cese de la represión en Nicaragua y Libertad de los presos políticos en nueva resolución



La noche de este viernes durante la clausura de la 52 Asamblea de la Organización de los Estado Americanos (OEA), se aprobó la resolución que condena al gobierno de Nicaragua por las graves y sistemáticas violaciones a los derechos humanos en este país. Cabe destacar que desde el estallido social en Nicaragua, con la aprobación de este viernes, ya suman 17 resoluciones de este organismo multilateral en contra del régimen nicaragüense.


En el cierre de esta cumbre la presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la comisionada Julisa Maltilla, apuntó que a través del MESENI les siguen dando seguimiento a las graves violaciones a los derechos humanos en Nicaragua que iniciaron en abril de 2018.

“Aprovecho este espacio para ratificar el compromiso de la Comisión para seguir observando especialmente la situación de las personas presas políticas en Nicaragua y promover junto con la comunidad internacional el cumplimiento de sus derechos y libertades fundamentales”, recalcó.


Por su parte la canciller chilena Antonia Urrejola, mencionó que no se puede permitir que se imponga el abuso de poder en la región, por eso denunció el aumento de personas privadas de libertad por sus ideas, el cierre de medios y Oenegés, persecución a la iglesia Católica, periodistas y defensores de derechos humanos.


“Solo hace unos días la Corte Interamericana de derechos humanos requirió al gobierno nicaragüense la liberación de 45 presos políticos. Es un imperativo básico para todos los Estados el cumplimiento de todas las resoluciones que manda el sistema interamericano", recalcó Urrejola.


Este jueves algunos cancilleres como los de Canadá, Ecuador, Costa Rica y el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Tony Blinken, fueron enfáticos en condenar las acciones represivas del régimen de Ortega, e instaron a presionar con más resoluciones para poner un freno a las constantes violaciones a los derechos humanos de los religiosos, periodistas y opositores a su gobierno.




Las violaciones de derechos humanos en Nicaragua se arreciaron a partir de abril de 2018, a raíz de las reformas al Seguro Social, siendo en ese mes que se registraron 25 civiles asesinados, después las represiones gubernamentales provocaron más luto y dolor, encarcelamiento, exilio y persecución.


Hasta junio de 2022 la CIDH registró 355 personas asesinadas en este mismo contexto, además una feroz persecución contra los diversos sectores de la población nicaragüense, principalmente contra el gremio de los medios de comunicación y la iglesia Católica.


En reiteradas ocasiones el gobierno de Nicaragua ha sido señalado a nivel nacional como en los foros internacionales de graves violaciones a los derechos humanos contra su gente, tanto que ha sido sancionado por el gobierno de los Estados Unidos y la Unión Europea, incluso este martes la Fiscalía argentina impulsó una investigación en contra del mandatario Daniel Ortega, su esposa Rosario Murillo y demás funcionarios de componen su círculo más cercano, por delitos de lesa humanidad perpetrados en esta nación.


Vale destacar que en el caso de Nicaragua, la OEA al parecer tiene agotada sus posibilidades jurídicas en cuanto a alguna sanción, en el sentido que el instrumento que existe, como es la Carta Democrática, no podría ser aplicada a este país centroamericano porque ya no es miembro de organismo, debido a que Ortega anunció su retiro desde noviembre del año pasado.