top of page

Precaria situación de migrantes nicaragüenses en Costa Rica



“Antonio” es un nicaragüense de Masaya que llegó hace poco a Costa Rica en busca de refugio, huyendo de la imparable represión del Gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua, sumado a la crisis socio-política que impera en el país. Sin embargo considera que en el país vecino llegó a “chocar” con otra situación: Lograr conseguir un permiso laboral lo antes posible.


Esto lo dice luego que el gobierno de Rodrigo Chaves, emitiera dos decretos que dieron un giro a los requisitos para los procesos de solicitud de refugio. Las normativas establecen que los solicitantes de refugio ya no harán su cita vía telefónica, sino de manera presencial en un lapso no menor de 30 días desde el momento que pisan suelo Tico.


Si le llegaran a aprobar la solicitud, tendrá que esperar tres meses para solicitar un permiso laboral a través de la línea telefónica 1311, luego esperar otros tres meses para que dicha solicitud entre en vigencia. Pero antes de realizar esta solicitud, se debe de estar inscrito y solvente en la Caja Costarricense del Seguir Social con las cuotas del seguro que andan entre 20,000colones (35 dólares) y 30, 000 colones (55 dólares) al mes.



“O sea primero tenemos que trabajar y después solicitar el permiso laboral, porque tenemos que estar al día con la Caja. Es como contradictorio porque lo ideal sería pagar el seguro porque tenemos trabajo”, sostuvo.

Agregó que otro gasto es el hecho de viajar hasta la Unidad de Refugio para realizar la solicitud, y pasar hasta más de un día para ser atendido, comprar la comida, pasaje, entre otros gastos, porque antes solo se hacía vía telefónica. Por lo que los solicitantes están pasando serios apuros por no tienen un trabajo para solventar todos esos gastos.


Nicaragüenses duermen a la intemperie en busca de obtener la aprobación de refugio en Costa Rica / Confidencial

“Y aunque muchos nicaragüenses ahora vengan por asuntos económicos, también el gobierno de Costa Rica debe ser consciente que el migrante económico se viene inclusive por la misma situación de represión y crisis económica generada por el gobierno de Daniel Ortega. Nicaragua no está normal”, afirmó el refugiado.


Por su parte el profesor nicaragüense Gabriel Putoy, añade que otra problemática son los intermediarios labores, porque estos, que en su mayoría son costarricenses, contratan la mano de obra nicaragüense, no pagan al Seguro, pero a los obreros si les deducen la cotización a la Caja.





“Muchos nicaragüenses están trabajando por pura necesidad, sabiendo que el empleador, que es intermediario, le está robando”, lamenta. “Y muchas veces desde tu propio bolsillo asumís todos los riesgos laborales con los que te encuentras al momento de estar trabajando”, señala.


“Hacemos un llamado al gobierno de señor Chaves para que a través de alguna inspectoría del Trabajo revise la situación de los intermediarios para que no nos sigan explotando y podamos pagar legalmente en la Caja del Seguro”, apuntó.




Hizo hincapié en que otras de las problemáticas es que muchos de ellos tienen años esperando una resolución sobre la elegibilidad y todavía no les han dado ninguna respuesta, a pesar que en la legislación costarricense establece que, a tres meses de haber hecho la cita de elegibilidad, tienen derecho a una resolución.





Gonzalo Carrión del colectivo de derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, lamentó que una de las dificultades para las personas que van a su primera cita es que pasan horas haciendo fila a la intemperie para ser atendidos.


“Insistimos que es importante solicitar protección una vez que han pisado suelo costarricense y eso procura evitar pasar días y noches esperando ser atendidos. Por otro lado creo que las autoridades tendrán que adoptar medidas para evitar ese problema que es un drama que tiene que ver con la vida de las personas”, dijo Carrión.


El agremiado comentó que han conocido casos de personas que una vez son atendidos, ahí mismo le aceleran el proceso de elegibilidad y que eso es una parte muy positiva.


De tal manera que considera que le corresponde al Estado de Costa Rica enfrentar todo lo que está pasando para que se superen los problemas concretos que enfrentan los migrantes que solicitan protección internacional, que en su mayoría son nicaragüenses.

Comments


bottom of page