Pocas oportunidades de desarrollo para los jóvenes en Nicaragua


Cientos de jóvenes nicaragüenses han migrado a otros países en busca de más oportunidades / La Prensa


De levantar adoquines para barricadas a sostener una sierra para cortar madera. Ese ha sido el repentino proceso que vivió el joven Alejandro Moraga, quien se exilió en Costa Rica después salir huyendo de la “Operación Limpieza” ejecutada por la Policía Nacional en Masaya en julio de 2018.


A suelo tico llegó por punto ciego, con los zapatos lodosos, sudado, con olor a monte y solo con la ropa que llevaba puesta, ahí comenzó una nueva vida para este joven, quien hoy tiene comida, trabajo y duerme bajo techo. 


Al igual que miles de jóvenes nicaragüenses que no les quedó otra opción que desplazarse hacia otros países para salvaguardar sus vidas, este muchacho asegura que aunque está en plena juventud, no le ha tocado fácil llegar a otro país y poder sobrevivir.


En el Día Internacional de la Juventud lamenta que el Estado de Nicaragua en lugar de tutelar los derechos de la juventud, más bien los violenta, provocando desplazamientos forzados a otros países por situaciones de seguridad.


“He vivido el duelo de no estar en mi tierra al ser expulsado a punto de balas por temas políticos, luego llegar a una nueva nación con una cultura y costumbres diferentes a las tuyas ha sido todo un reto como joven, además de tratar de encajar en esta sociedad que algunas veces es xenófoba", reflexiona.

Recuerda que en Nicaragua contaba con un trabajo fijo, mientras que allá no lo tiene.


"Aunque ser joven exiliado tiene una cierta ventaja a la hora de buscar trabajo, por el vigor, la fuerza y la agilidad, muchas veces con todo eso muchos jóvenes aún siguen en el desempleo. Yo me defiendo trabajando como ebanista después de tanto tiempo de estar sin trabajo y sin casa, pero ahora con este oficio me gano el sustento haciendo trabajos para ciudadanos costarricenses”, agregó.

Hasta la JS emigra

José Montoya, miembro de la juventud de la organización Unamos, considera que la juventud en Nicaragua tiene muchos desafíos: sobrevivir, tener educación de calidad, empleos, entre otros derechos; al no poder conseguir estabilidad, optan por buscar el camino hacia Los Estados Unidos, inclusive hasta miembros de la Juventud Sandinista.

"Ellos también son víctimas del mismo sistema, de modo que las únicas opciones que le queda a un chavalo en Nicaragua es: ser policía, militar, paramilitar, y si sos opositor lo que les queda es la muerte, la prisión o el exilio y esto no es ningún secreto en nuestro país. Son pocos los chavalos que están en call centers porque tuvieron la oportunidad de estudiar otro idioma”, sostiene Montoya. 

Indica que "la gran mayoría de la población nicaragüense es joven pero no le ve futuro porque no se abren oportunidades.

"Pero también recordemos que hay chavalos y chavalas que están presos y que les han truncado su futuro, y cuando en un país no hay oportunidades de progreso social y económico, hasta la delincuencia se vuelve una oportunidad para la juventud”, subrayó.  

Moraga considera que los jóvenes que no participaron de la rebelión de abril de 2018, pueden estudiar sin ninguna dificultad, sin embargo el reto está en encontrar trabajo una vez les entreguen el cartón de profesional.


“En muchos casos tienes que contar con el carnet de militante del partido de gobierno, además ahora las empresas más bien están sacando gente, en cambio hay otro sector de chavalos que ni siquiera tienen oportunidad de empleo porque la mayoría de ellos fueron los que apoyaron las protestas antigubernamentales, y los podés notar en las fotos y videos de las marchas publicadas en redes sociales, de modo que no veo un futuro promisorio para la juventud en Nicaragua”, estimó Moraga.  

El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de la ONU, siguiendo las recomendaciones de la Conferencia Mundial de los ministros de la Juventud (Lisboa, 8-12 de agosto de 1998) declaró el 12 de agosto el Día Internacional de la Juventud, para crear conciencia a la comunidad Internacional sobre los problemas que enfrenta la juventud y para ayudar a desarrollar el potencial de ellos porque son agentes de cambios, de tal manera que se vayan creando espacios para que participen activamente como tomadores de decisión.

AL MENOS SIETE MUERTOS POR ACCIDENTES DE TRÁNSITO EL FIN DE SEMANA