Policía en deuda con sus principios y su marco legal



Este lunes cinco de septiembre la institución que a inicios de los años 80 se le llamó Policía Sandinista cumple 43 años de su fundación, y que en la actualidad ha sido muy cuestionada y señalada de ser el brazo represor del gobierno de Nicaragua, cuyos altos mandos fueron sancionados internacionalmente por ser responsables de la brutal represión antigubernamental que inició en abril de 2018, que dejó un rio de sangre a costa de más de 300 personas asesinadas.


Aunque la naturaleza de esta institución policial es proteger a los ciudadanos y bienes del país y ser la centinela de la alegría del pueblo, no obstante para algunos sectores ha jugado un papel contrario a los establecido en su marco legal, porque más bien ha establecido un Estado de terror entre la población y no han garantizado los derechos fundamentales e individuales de sus ciudadanos.

La socióloga Elvira Cuadra, investigadora en temas de seguridad, dijo a Fuentes Confiables que la Policía a partir de 2018 confirmó que es un aparato que está en función de la política de represión que el gobierno de Nicaragua ha impuesto sobre la sociedad nicaragüense, y esto sucede porque la jefatura policial decidió subordinar a todo este aparato a un proyecto político que es muy personal y que tiene rasgos dinásticos.



“En esas condiciones la Policía ha perdido toda credibilidad y confianza de manera simultanea y acelerada entre la población, y pues recuperar la confianza es realmente muy difícil y para eso tendría que haber una refundación de esta institución y tendría que haber un contexto político diferente”, explicó Cuadra.

La experta agregó que recuperar la confianza en la Policía tiene obstáculos muy grandes porque hay un contexto de crisis sociopolítica y hay una política represiva impuesta sobre la población nicaragüense y en ese sentido el papel de la institución policial ha sido la principal como ejecutora de ese sistema represor.

Yader Valdivia, del colectivo defensor de derechos humanos Nicaragua Nunca Más, señaló que la Policía ha violado su propio marco legal bajo la Ley 872, desde su artículo 1, donde establece que esta institución debe ser apolítica y apartidista, de igual manera considera que se ha ido en contra de la misma Constitución Política al violentar los debidos procesos a través de las detenciones arbitrarias. Recalcó que también esta institución ha sido señalada de crímenes de lesa humanidad como desaparición forzosa, la tortura y ejecuciones extrajudiciales.



Pero también hay una tolerancia a la criminalidad y la corrupción, no persigue a los femicidas, tratantes de personas, al crimen organizado, porque solo decomisan y no detienen a nadie, no es un país seguro, ni para los extranjeros porque agentes policiales han sido grabados pidiendo coimas o en el caso de los venezolanos, cubanos y haitianos a quienes les han pedido soborno", añadió el agremiado.

El Departamento de Estado del Gobierno de los Estados Unidos sancionó a la Policía de Nicaragua a inicios de marzo de 2020, tras acusarla de “ser responsable o cómplice, o haber participado directa o indirectamente en graves abusos contra los derechos humanos en Nicaragua".


De igual manera el 10 de enero de 2022, la Unión Europea se sumó a las sanciones contra este cuerpo armado y sus altos mandos, al establecer que es responsable de infringir tratos degradantes, entre ellos torturas físicas y sicológicas a quienes se opusieron al régimen de Ortega. Es responsable del encarcelamiento ilegal de precandidatos presidenciales, lideres de la sociedad civil, lideres estudiantiles y rurales o periodistas independientes, sin garantías jurídicas ni democráticas.

AL MENOS SIETE MUERTOS POR ACCIDENTES DE TRÁNSITO EL FIN DE SEMANA