Presa política Eveling Pinto complicada de salud: “Su estado actualmente es una bomba de tiempo”



En una calurosa celda, rodeada de presas comunes, la presa política de Nicaragua, Evelin Pinto de 69 años, se queja en su lecho de profundos dolores musculares y no se explica porqué le han resultado esos males, mientras está cerca de cumplir un año de encierro.


Cada periodo que su familia la llega a visitar, les externa su preocupación por los dolores, y que desde hace tiempo no le han realizado sus exámenes especializados, mucho menos asistencia médica, lo que cada día que pasa sigue causando angustia a sus familiares.




A través de una conferencia de prensa la tarde de este viernes, su hija Silvia Gutiérrez Pinto, junto al colectivo de defensa de derechos humanos Nicaragua Nunca Más, siguió demandando libertad para todos los presos políticos, en especial para su progenitora que se queja de sus dolencias.


“Vamos a seguir demandando y denunciando que no hay la atención médica para mi mamá, porque ella es inocente y su demanda de libertad es auténtica, exigimos que tenga sus exámenes especializados y la visita de su médica internista porque nos preocupa su estado de salud y requerimos que sea revisada. Su estado actualmente es una bomba de tiempo por sus riñones y su insuficiencia renal crónica. Seguiremos exigiendo una salud digna y el derecho humano a su libertad”, externó Gutiérrez Pinto.

El defensor Gonzalo Carrión, hizo un llamado a los familiares de presos políticos a que cuenten su historia y que denuncien las detenciones arbitrarias, y que el colectivo Nicaragua Nunca Más está abierto a recepcionar a discreción todas las denuncias.


“Nosotros tenemos más de 150 testimonios que dan cuenta del terror que provocan los métodos de torturas, incluyendo el aislamiento, las pésimas condiciones, la falta de atención médica, todos los tormentos que están dirigidos a quebrar la integridad de la persona para humillarla y obligarla a que se rinda, pero han visto que (los presos políticos) siguen resistiendo. Sigamos denunciando y documentando porque el tiempo de la justicia va a llegar y tenemos la esperanza que las al menos 219 personas que están privadas de libertad salgan muy pronto”, sostuvo Carrión.




Pinto es una persona de la tercera edad, activista y defensora de los derechos humanos, la detuvieron el 6 de noviembre de 2021 un día antes de las votaciones para presidente. A pesar de sus dolencias de salud, en marzo de este año, fue condenada a 8 años de prisión, cinco por el supuesto delito de conspiración para cometer menoscabo, y tres por propagación de noticias falsas, más 500 días multa y la inhabilitación de ejercer cargos públicos.


Los señalamientos de violaciones a los derechos humanos contra los presos políticos de Nicaragua, siguen siendo denunciados por sus familiares, estos van desde golpizas, vejámenes, torturas sicológicas, falta de medicamentos y atención médica, hasta la incomunicación con sus seres queridos.


Uno de los casos recientes es el del periodista deportivo Miguel Mendoza, quien lleva 26 días en huelga de hambre porque desde que lo detuvieron, no lo han dejado ver a su pequeña hija de 8 años. Muchos reos de conciencia igual decidieron no ingerir alimentos hasta que sus demandas sean escuchadas.