Reo político de Masaya detenido en elecciones presidenciales, lleva un año incomunicado totalmente



Este 7 de noviembre de este año, el preso político de Masaya, Abel Brenes, cumplió un año de estar en prisión por poner una bandera de Nicaragua en su casa de habitación, justo el día en que se celebraban las elecciones presidenciales para reelegir a Daniel Ortega y Rosario Murillo en el 2021.


Desde esa fecha no ha recibido ni siquiera una sola visita por parte de su familia, quienes han visto con frustración cómo le niegan el derecho de hacerle la visita a este reo de conciencia.


En estos 12 meses no han sabido de primera mano cómo está de salud mental y física, no han escuchado de su persona cuál es la situación que está viviendo. Hace un año no le escuchan la voz por el total régimen de aislamiento que lo mantienen en el sistema penitenciario La Modelo de Tipitapa.


Nos extrañó que nos hayan programado una visita para ayer (lunes) 7 de noviembre, pero luego la reprogramaron. Algunas cosas que le hemos podido hacer llegar a sido a través de unos reos comunes con quienes él hizo amistad en penal. Lo único que hemos conocido es que lo viven trasladando de celda y lo mantienen en aislamiento total, y él ha insistido que quiere tener contacto con nosotros, pero no ha sido posible”, dijo un familiar de Brenes.

Este opositor de Masaya fue detenido en horas de la mañana, en presencia de su papá, un señor de la tercera edad, quien falleció en marzo de este año y de quien Brenes no pudo darle el último adiós. Ese día Brenes colocó una especie de cartel en su casa exigiendo la libertad de todos los presos políticos, mientras los militantes sandinistas pasaban con gente en camionetas para llevarlas a votar.



“Creo que es caso único en Nicaragua, que un apresado injustamente no reciba una sola visita de su familia. Sin embargo, su detención fue totalmente arbitraria porque ese día él no estaba haciendo nada malo, solo pedía libertad para su pueblo y eso no es delito según la Constitución, no obstante, lo mantienen aislado, violando sus derechos humanos porque todo reo tiene derecho a tener contacto con su familia”, externó el angustiado familiar.

Afirma que siguen insistiendo en poder tener contacto con el reo de conciencia para interactuar y poder entregarle su paquetería de manera personal y siquiera darle un abrazo de fortaleza en estos momentos aciagos que está viviendo, y conocer más de cerca sobre su verdadero estado de salud.


Este reo de conciencia es hermano del expreso político Carlos Brenes, coronel en retiro, quien hasta el momento ha sido el exmilitar de más alto rango que estuvo encarcelado por el actual gobierno desde el 2018, por 10 meses, y que salió en junio de 2019, bajo la Ley de Amnistía. En tanto la familia de Abel Brenes, no pierde la esperanza de que pronto pueda tener contacto directo con él.