top of page

Santa Ana es bajada de su altar y prohíben a niquinohomeños sacarla del templo


Autoridades eclesiales de la parroquia de Niquinohomo se preparan para iniciar el recorrido de Santa Ana pero dentro del templo.
Autoridades eclesiales de la parroquia de Niquinohomo se preparan para iniciar el recorrido de Santa Ana pero dentro del templo.

Al ritmo de filarmónicos y con el aplauso de la feligresía, la venerada imagen de Santa Ana en el municipio de Niquinohomo, en Masaya, fue bajada de su trono este pasado 8 de julio para dar inicio a sus fiestas patronales. La tradicional procesión habría sido cancelada por negativa del Gobierno sandinista, como ha ocurrido en varias parroquias del país.


El Padre Juan José Ortíz, párroco de la iglesia Sagrado Corazón de Jesús de Ticuantepe, presidió la solemne eucaristía de la bajada de la antiquísima imagen de la “abuelita Santa Ana” en su templo de 300 años de antigüedad en Niquinohomo, en compañía del párroco de este municipio, Miguel de Jesús Toruño.

Santa Ana descendió al unísono de su himno hasta el atrio de la iglesia donde grupos folclóricos y filarmónicos le veneran con bailes y cantos en el inicio de sus fiestas. Hasta este punto, la feligresía y devotos católicos lograron acompañar a la venerada imagen, mientras la policía asediaba el perímetro del templo, según confirmaron fuentes religiosas.



El padre Toruño, manifestó que este año, la imagen no bajó -como es tradición- el pasado viernes debido a que no lograron encontrar mayordomo para ese día. “Ustedes saben que en estos dorados tiempos, nosotros nos tenemos que acomodar de la mejor manera para poder simplificar, pero eso no quiere decir, dejar de celebrar con solemnidad y con amor a la abuelita Santa Ana”, expresó

Por su parte, el sacerdote exiliado en Estados Unidos, el padre Edwing Román, antiguo párroco de la iglesia San Miguel Arcángel, en Masaya, quien además es originario de Niquinohomo, reveló que este año la bajada de Santa Ana estuvo marcada por el asedio policial y presuntos grupos civiles enviados por el régimen sandinista para infiltrarse dentro del templo.



En sus redes sociales, el líder religioso y opositor al Gobierno, confirmó que en Niquinohomo se han prohibido las procesiones al igual que en otras ciudades del país. La medida represiva de Ortega y Murillo se extiende en medio de agresiones y acusaciones ilegales en contra de la iglesia católica y sus autoridades, a quienes les mandó a congelar todas las cuentas bancarias bajo supuesta investigación por lavado de dinero.

De acuerdo al programa divulgado por la parroquia Santa Ana de esta ciudad, durante sus fiestas patronales se ha priorizado que todas las actividades se hagan dentro del templo, y en los días de festejo popular en honor a la santa, no se realizarán tradicionales procesiones, solamente se expondrá la imagen en el atrio de la iglesia para veneración de los fieles.

Comentários


bottom of page