Puente Wawa considerado como arma de doble filo para las reservas de la Costa Caribe de Nicaragua


El puente wawa fue inaugurado este miércoles

Disfrazada como una obra insigne de progreso para las comunidades de la Costa Caribe Norte, la construcción del puente Wawa estaría significando que empresarios ligados al gobierno de Nicaragua, se estén relamiendo los labios, mientras se frotan las manos, porque ese paso les podría servir para el rápido transporte de materia prima explotada en esa zona, tal como lo señalan pobladores de este lugar.


Mientras el gobierno anunció este miércoles con “bombos y platillos” la inauguración de dicho puente, cuya extensión es de 255 metros de longitud, que supuestamente traerá mucho progreso a esa región autónoma, sus pobladores tienen otra visión al considerarla como un arma de doble filo que más que a la comunidad, estaría beneficiando a las empresas extractoras y a los mismos colonos.


El puente tiene 255 metros de longitud

“Nosotros lo vemos como una inversión empresarial, porque va a permitir que la invasión de los colones terceros se acelere en las comunidades y los territorios indígenas, además crea las condiciones para que las empresas extractoras puedan explotar los recursos naturales y marítimos de forma más acelerada, lo que al final beneficia al mismo Estado, mientras las comunidades en su ingenuidad, solo ven una construcción física que va a resolver el problema de inundación”, expuso un comunitario.

Denunció que otros de los beneficiados son los empresarios extractores por las mayores libras de recursos que van a poder transportar, porque antes se podía calcular el peso y la frecuencia de cada viaje a través de la barcaza, pero ahora tendrán más tránsito de materia prima a cualquier hora.


Se conoció que en el municipio de Waspán, Rio Coco, operan tres empresas resineras de pino, de las cuales dos están ligadas al gobierno central, y se mueven a discreción en las reservas bajo la venia de las instituciones del Estado, de modo que la construcción del puente permitirá que la extracción de la resina de pino sea de mayores proporciones.



Otra líder comunitaria bajo el anonimato, agregó que la invasión de los colonos en estas comunidades indígenas tiene dos ejes: la ganadería extensiva y el establecimiento de empresas mineras, por eso la obra va a permitir que estos empresarios afines al gobierno, puedan mover más productos lácteos y cárnicos.


“En 2017 se había declarado que Tasba Pri era una zona ganadera, pero no es así, por eso van creando las condiciones para que se cumplan las proyecciones ambiciosas del Estado. No esperamos nada positivo de las autoridades regionales y nacionales, porque ellos mismos están promoviendo todo esto, además aquí se han impuestos a lideres territoriales y regionales que solo obedecen directrices partidarias”, precisó la fuente.


Una líderesa comunitaria recordó que a los camiones extractores se les hacía difícil acarrear más volúmenes de materia prima en la barcaza, incluso tenían que esperar varios días para poder transitar, por eso desde hace varios años se ha permitido trabajar en esas tierras indígenas para facilitar la explotar los bienes.


“Antes los colonos entraban por trochas en bestias, las empresas sacaban sus productos por comunidades como Greyton, pero con los huracanes se dañaron esos caminos, por eso se realizó la construyeron carreteras abiertas por donde entran y extraen. Hay rumores que se va a hacer una carretera de Waspám hasta las comunidades del Río Coco”, afirmó la líder.


Recalcó que hasta que no saquen a los colonos no habrá progreso porque antes sembraban, cosechaban y comían, pero ahora no los dejan ni trabajar en sus tierras, y todos los productos que llegan los tienen que comprar a precios muy elevados.


“Como indígenas se nos pisotean los derechos y utilizan nuestros nombres para mostrar beneficios, pero hasta que no haya un saneamiento sabremos que el crecimiento no es para nosotros, son para los mismos políticos que tienen sus proyectos de extracción y exterminio establecido y hacen lo que quieren en nuestras tierras”, cuestionó la moradora.

Los consultados concluyeron en que están manos arriba porque el líder que hable de los derechos de los pueblos indígenas o menciona algo sobre sus demandas, inmediatamente es asediado y amenazado, porque consideran que el Estado siempre ha sido indiferente con estos pueblos, y cuando les presentan evidencias de la invasión y explotación de sus recursos, más bien son perseguidos.