Avellán, el comisionado de los asedios a templos en Masaya



Ramón Avellán es el comisionado que dirige los asedios en las iglesias Católicas de Masaya

Parco, seguro y sonriendo, así apareció recientemente en Masaya, el exjefe de la estación policial de esta ciudad, el comisionado general, Ramón Avellán, actual subdirector de la Policía Nacional. Su temida presencia fue notada en los alrededores de las parroquias San Miguel y San Jerónimo el pasado 19 y 20 de septiembre respectivamente, durante la bajada de los santos patronos, como una forma de asegurar que el trabajo de asedios a estas actividades religiosas fuera cumplido cabalmente.


Y es que, al parecer el actual jefe de la Policía de Masaya, el comisionado Juan Valle Valle, no fue suficiente para dirigir y controlar a miles de asistentes de ambas actividades, al punto que el mismo el 19 de septiembre, después de la bajada de la imagen de San Miguel, salió abucheado del interior de la iglesia. Más tarde apareció Avellán en su camioneta Toyota, prado, oscura, escoltado de policías “armados hasta los dientes”, abrigado con una chaqueta azul oscura, para ubicarse cerca del atrio de dicha iglesia, mientras a ratos hablaba por celular.

Avellán se hizo presente para asegurar el trabajo de "asedio"

Al día siguiente apareció en los alrededores de la iglesia San Jerónimo, mientras se oficiaba la misa de la bajada del patrono de los masayas, abriéndose paso lentamente en su camioneta entre el cordón policial, luego se bajó y se recostó en la parte delantera del vehículo, mientras cruzaba los brazos con la vista en dirección al templo que estaba abarrotado, mientras Valle Valle, colorado por el sol, se mantenía apostado junto a unos agentes policiales en la entrada principal de la iglesia. Pasada la actividad, se montó en su vehículo escoltado y se marchó de la zona, mientras las puertas de la parroquia eran cerradas y la asistencia se dispersaba poco a poco.

Ramón Avellán reapareció esta semana en las iglesias de San Miguel y San Jerónimo en Masaya

Avellán de 63 años, alto, moreno, con marcas de acné en la cara, ahora con un poco más de peso, es el rostro reconocido de la represión en Masaya desde abril de 2018, tanto así que el gobierno de los Estados Unidos y la Unión Europea, lo sancionaron por ser “responsable de graves violaciones de derechos humanos en Nicaragua”.


El comisionado Avellán estuvo al frente de la operación limpieza en 2018 en la ciudad de Masaya

Al parecer como subdirector de la Policía Nacional, puede llegar a operar hasta los diferentes departamentos del país, incluso antes de reaparecer en Masaya, también se le vio al frente del operativo de encierro forzado de monseñor Rolando Álvarez en Matagalpa, siendo así el principal brazo represor del gobierno de Daniel Ortega, en momentos de “misiones especiales”.

AL MENOS SIETE MUERTOS POR ACCIDENTES DE TRÁNSITO EL FIN DE SEMANA