Agoniza Río Chiquito de León por contaminación y autoridades hacen caso omiso


Río Chiquito agoniza y pese a la demanda de las personas que viven a las orillas del recurso hídrico la Alcaldía de León se muestra “ciega, sorda y muda”.


El río Chiquito se encuentra abandonado, contaminado, emanando mal olor y las más de 10 mil familias que viven cerca del afluente están expuestas a enfermedades víricas.


El cuerpo de agua rodea toda la ciudad metropolitana de León, arrancando en la Villa 23 de Julio (by pass sector de puente), y pasa casi por toda la ciudad. Su mal olor molesta a algunos ciudadanos, a otros le genera preocupación.


“Es lamentable, porque pasa por lugares turísticos y emblemáticos como El Calvario, San Sebastián, Guadalupe, Tangará, Laborío, Juan Ramón Sampson y Sutiaba, llegando a desembocar al estero de la Isla Juan Venado, en el balneario de Poneloya”, cuenta un promotor cultural de la zona.

El hedor emana principalmente de los manjoles colocados en la ribera norte del río, saliendo de las aguas grises de las casas ubicadas en esa zona. Según el ambientalista Cesar Pérez, el afluente mide 21 kilómetros de longitud, 17 de ellos pasan por zona rural y 4.5 kilómetros dentro del perímetro urbano, atravesando de norte a sur toda la ciudad universitaria. En el Río Chiquito, hay 10 puentes donde las personas llegan a tirar la basura atascando el afluente y generando contaminación.


Tenerías envenenan agua del Río

Otro gran problema son las pequeñas, medianas y grandes tenerías (lugar donde se realiza el proceso que convierte las pieles de los animales en cuero) que echan sus aguas servidas al río, sin tratarlas debidamente.



“Alrededor de 300 pieles procesan por día, ahí lo que es el descarne, el exceso de químicos que usan a la hora de procesar esas pieles cae en unas canaletas que vienen sobre una tubería y van a caer al río. Una vez que caen ahí, caen con pelos, gusanos y todo lo que implica ese proceso”, asegura el ambientalista.


El río Chiquito literalmente agoniza. Ahora más que nunca sufre una contaminación sin precedentes. Los organismos no gubernamentales que promovían su cuidado han sido anuladas por el régimen de Daniel Ortega. Muchas de ellas cada cierto tiempo, impulsaban jornadas de reforestación y limpieza en el acuífero.


La iniciativa ciudadana; “¡Salvemos el río Chiquito!” fue impulsada por habitantes que se ubican en la cuenca del cuerpo de agua, misma que cobró vida en enero de 2017. Uno de los propósitos de los pobladores, apoyados por oenegés ambientalistas, era recuperar el recurso natural, que ahora se encuentra deforestado y contaminado.

“El 28 de enero de 2017, una comisión municipal integrada para ese fin, envió una carta al alcalde de la municipalidad de León, Roger Gurdián, en la que se planteaban seis acciones que se tenían que impulsar para no dejar morir este recurso natural”, comparte para este reporte Celeste Rivas, miembro del grupo.

“Se logró organizar, pero la alcaldía usó nuestra iniciativa para gestionar fondos y al final nada se hacía en el río, solo llegaban jóvenes de la Red de Comunicadores y el Movimiento Guardabarranco junto al alcalde, recorrían el río, se tomaban la foto, y se iban. Todo era pantomima”, se queja una lugareña quien dice que sus hijos pequeños han enfermado debido a la contaminación del afluente.


Para Pérez, “las autoridades municipales de León siempre han estado aisladas de los planteamientos de la iniciativa ciudadana”. “Nunca sancionó al empresario que en julio de 2017 lanzó residuos de su empresa al río, una gran cantidad de aguas putrefactas, no hicieron nada pese a la demanda de los habitantes en las redes sociales”, expone el ambientalista.


Rondan enfermedades por contaminación

Los pobladores de las localidades se muestran alarmados porque la contaminación del río está generando problemas de salud en sus familias. “Ya no es un río, es un lugar donde van a parar los desechos de la ciudad, esto es alarmante porque está afectando la salud pública de las personas que están en las orillas del recurso hídrico”, comparte el padre de familia, Juan Ríos.




El pediatra y neumólogo Jorge Alemán, advirtió de una oleada de enfermedades víricas, que puede afectar mayormente a los que viven en las orillas del recurso hídrico. Por su lado, el guía turístico Maynor Cruz, enfatiza que León es una ciudad turística y el mal estado del río, afecta la imagen de la ciudad.


“El visitante nacional e internacional, se lleva una mala percepción de la ciudad, muchos me han dicho: León es bonito pero el río que pasa por toda la ciudad tiene olores desagradables”, se queja.


¿Qué pasó con los fondos?

A comienzos de 2018, el Comité Municipal dejó de presionar a la municipalidad para salvar el afluente. Ahora se preguntan: “¿Qué pasó con los 400 millones de córdobas que según dijeron las autoridades locales invertirían para salvar el río?”.


Asimismo, recordaron que en diciembre de 2017, la comuna leonesa bajo la misma administración de Gurdián, prometió invertir 10 millones de córdobas para mitigar la contaminación del cuerpo de agua que afecta a unos 30 mil leoneses de forma directa.