Se cumplen cuatro años de las protestas ciudadanas de 2018 en Nicaragua



A través de un comunicado la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia recordó el cuarto aniversario del inicio de las protestas ciudadanas del 2018. Según la plataforma opositora las demandas del pueblo continúan vigentes: justicia para las víctimas y libertad y democracia para el pueblo.


En el escrito hacen un llamado a la liberación de los presos políticos, que cese el hostigamiento a líderes opositores en los territorios, respeto a los derechos humanos, elecciones libres y reformas hacia una verdadera transición en Nicaragua.



“Cada conmemoración de los días de abril que movilizaron a cientos de miles de nicaragüenses nos convoca a reafirmar nuestros compromisos con Nicaragua”, refiere la Alianza Cívica en su pronunciamiento.



Recuerdan que durante las movilizaciones ciudadanas de 2018 se evidenció un “derroche de solidaridad, patriotismo y amor por el país” a lo largo y ancho de todo el territorio nacional.


“Abril sigue en nuestra memoria y no podrá ser borrado, aunque se haga todo lo posible por aplastar lo relacionado con estas jornadas de lucha”, finaliza el comunicado.

En este sentido, organismos de derechos humanos apelan a la memoria histórica para evitar en el futuro repetir las acciones que van en contra de los derechos y libertades de los ciudadanos.



Cabe mencionar que la respuesta del Estado de Nicaragua en relación a las protestas de 2018 ha dejado a más de 300 víctimas sin justicia, incluyendo policías y simpatizantes del FSLN.



Wendy Flores, del Colectivo Nicaragua Nunca Más resalta la importancia de promover la memoria histórica para evitar la repetición de estos dolorosos actos represivos del Estado.


"Contribuirá a que las victimas logren conocer la verdad y acceder a mecanismos de justicia y reparación, también será una herramienta para contrarrestar la narrativa oficial que niega los crímenes y que justifica sus acciones, y en tercer lugar, la memoria histórica será un elemento útil para luchar contra el olvido que forma parte de una política sistemática de regímenes represivos", sostiene la defensora de derechos humanos.