• Redacción Central

Terminal de buses de León urge de reordenamiento, higiene y mejor infraestructura

Actualizado: 22 nov 2021




La vieja infraestructura de la terminal de buses de León fue construida hace más de tres décadas en una huerta de algodón entre la avenida Posada El Sol y barrio El Coyolar. Su capacidad era para atender aproximadamente mil pasajeros, pero debido al crecimiento económico y poblacional, así como el aumento de las actividades y la evolución de los medios de transporte, hoy está saturada por el comercio.


León es un sitio de destino turístico, muy apreciado por los extranjeros y los nicaragüenses, una fuente muy importante de ingresos para la ciudad, por lo que genera un aumento de puestos de ventas desordenados en sus alrededores.


María Hernández, forma parte de los comerciantes eventuales. Recordó que hace 32 años llegó a este lugar a vender refrescos, pan, frutas y otros productos en su mesita para llevar el sustento a su hogar.


“Aquí eran tolvaneras y solo había un pequeño galerón, no había tantos vendedores ni transporte como ahora. El comercio ha crecido en la terminal de buses y por eso urge que haya condiciones para brindar mejor atención a los pasajeros y comerciantes”, expresó Hernández.

Desorden y robos

Los días lunes, fines de semana y temporadas altas es común observar grandes filas de personas que esperan hasta una hora de pie para tomar una unidad de transporte.


Entre ellas Norma Delgado, una mujer de la tercera edad que viaja con frecuencia a los municipios de Malpaisillo y Matagalpa. Dice que la terminal carece de condiciones para los pasajeros de su edad.


“Yo lo que le pido a las autoridades es que arreglen bonito y pongan asientos para nosotros los ancianos porque estar de pie “le truena” y con estos calores nos descompensamos”, demandó la pasajera.

Delgado destacó que la limpieza y la salud es vital en la vida de los habitantes. “Me gustaría ver esta terminal limpia, aseada y ordenada con sus cestos de basura, principalmente en los autobuses porque el pasajero que va comiendo lo tira todo por las ventanas. Hay mucho que hacer para tener una ciudad ordenada y bonita”, reflexiona.



Para Alberto Rodríguez, hay otros factores que influyen en la aglomeración de gente en la terminal.


“Hoy en día es un problema llegar hasta aquí porque el comercio se ha tomado las entradas principales, congestionado el tráfico de personas y vehículos. Eso no solo perjudica al usuario que en varias ocasiones ha sido víctima de la delincuencia por el tumulto de gente, sino también para el medio de transporte público que accede con dificultad a la terminal. Me gustaría que las autoridades puedan lograr ordenar este sector y darle una mejor atención al usuario, al transporte e imagen al municipio”, declara.


Caos vehícular

A este problema, se suma el congestionamiento que causan los taxistas, triciclos y rutas intermunicipales que se concentran en la terminal a dejar o traer pasajeros.


"Nosotros buscamos el bocado de cada día, pero si nos quedamos aquí la Policía nos corre, entonces qué vamos hacer si no hay trabajo. Si andamos robando está mal, si vendemos droga está mal. Lo que pedimos es que hagan el ordenamiento y nos dejen trabajar porque tenemos familia que mantener”, manifestó Santiago, quien se gana la vida transportando personas con su triciclo.


“Lo que pasa es que las autoridades están ausentes y por eso hay un desorden y un caos total. Pero si todos nos ponemos de acuerdo a organizarnos podremos vivir mejor”, agrega Gregorio Bolaños.


Francisco Álvarez, coordinador de los cuatro mercados de este departamento declaró vía telefónica que respecto a la infraestructura del edificio se han realizado algunas mejoras en el techo. Sin embargo, hay mucho por hacer en conjunto con las autoridades locales, sector comercial y transporte para garantizar una terminal segura, atractiva y bonita.


“Hemos pedido a nuestras autoridades municipales que se desarrollen cuatro puntos clave dentro de los mercados, entre esos el reordenamiento; que los impuestos se inviertan en infraestructura: compostura de calles, restauración de galerones, mantenimiento y recolección de la basura, primordial para evitar epidemias y enfermedades en medio de esta pandemia” detalló el líder de los mercados.

Álvarez, aseguró que constantemente están concienciando a la población y a los diferentes sectores para hacerle frente a un comercio seguro, en condiciones de higiene y tranquilidad. Recalcó que en León no se necesita de otra terminal, sino modernizar y reordenar la actual para que brinde mejores condiciones a todos los sectores.


Actualmente el mercado de la terminal de buses cuenta con alrededor de 10 mil comerciantes entre codificados, eventuales, ambulantes y esporádicos, quienes de manera desordenada se han instalado en las vías públicas, andenes de acceso en el interior y áreas verdes.

Proyecto municipal engavetado

Desde el año 1996 la alcaldía de León ha estado en manos del Frente Sandinista, los avances en proyectos de infraestructura han sido puntuales en los últimos cinco años.


En el centro histórico del municipio, la construcción de una nueva terminal de buses ha sido incluida dentro de las promesas de campaña electoral de todas las administraciones, especialmente en la de Róger Gurdián, con el fin de solventar una grave crisis de desorden comercial, vial y hasta contaminación ambiental en la segunda ciudad más poblada de Nicaragua, muy visitada además por turistas nacionales y extranjeros


Sin embargo, el último proyecto de inversión que realizó el gobierno municipal de Guardián fue la construcción del galerón de la terminal de buses en julio del 2020, un proyecto que tuvo una inversión aproximadamente de 1 millón de córdobas, a pesar que la zona comercial que ha abarcado cuatro calles al contorno, dejando jugosos ingresos en la recolección de impuestos a la comuna.



23 visualizaciones0 comentarios