Más de 70 años de historia colapsaron al caer el campanario de iglesia El Calvario en Acoyapa



Pie de foto. Así quedó el legendario Calvario de Acoyapa, Chontales tras desplomarse este lunes.

El reloj se acercaba a las 9 de la mañana de este lunes 24 de octubre, el colapso del campanario de El Calvario de Acoyapa, sorprendió a los vecinos de esta joya histórica y los católicos de la diócesis de Juigalpa, desde el primer momento expresaron su consternación.


El templo se ubica frente al antiguo centro de salud de Acoyapa y tras la caída, de inmediato se hizo presente el párroco, Aníbal Pérez Rodríguez, junto al obispo de la diócesis de Juigalpa, monseñor Marcial Humberto Guzmán Saballos, los que acompañados de algunos fieles comenzaron a despejar el área.


Desplome causó impacto en pobladores de la localidad


“Esta mañana (ayer lunes) se nos ha venido a bajo la fachada del Calvario, un templo representativo en nuestra ciudad de Acoyapa y era en realidad, el único Calvario con esta fachada y nos enteramos de su caída un poco antes de las 9 de la mañana”, declaró el padre Aníbal Pérez Rodríguez, sacerdote de Acoyapa, Chontales.


Dijo el religioso, que el antiguo Calvario lo utilizaban también para las celebraciones de San Sebastián, patrono de esa ciudad. “Ahora, vamos a iniciar a buscar el recurso para reconstruir nuestro Calvario”, afirmó Pérez Rodríguez.


Una obra heredada por nuestros ancestros

Por su parte, monseñor Marcial Humberto Guzmán Saballos, obispo de la diócesis de Juigalpa, calificó El Calvario como una herencia dejada por nuestros ancestros y como católicos, están en la obligación de custodiar esa obra histórica de la mejor manera.


“El Calvario ha sido una reliquia que hasta este lunes se mantenía en pie. Este Calvario que data de un poco más de 73 años, es un lugar donde podemos reflexionar, valorar y cuidar esta obra que fue edificada de adobe”, manifestó el jerarca católico.


Presume el obispo de la diócesis de Juigalpa, que el agua que ha generado el invierno abonó al desplome de la fachada del Calvario y no descarta, además, que puede ser consecuencia del huracán Julia que azotó el país el pasado domingo 9 de octubre.


Reveló, que ya consultaron a algunos arquitectos y la principal recomendación es proteger las paredes del agua, ubicando material impermeable en el área colapsada, de igual manera lo harán en el resto de la infraestructura que por el momento no presenta secuelas del derrumbe.

Aunque no hay una fecha exacta sobre la construcción del Calvario, conocimos que en 1943 se instaló el piso que incluyó también la primera restauración, mientras en 1944 se le dio mantenimiento y es Acoyapa el único municipio de Chontales y Río San Juan que cuenta con un templo sacro.