top of page

Unión Europea colabora en mejorar abastecimiento de agua en dos comunidades del Río Coco



Gracias al programa "Alianzas Estratégicas Locales para la Adaptación al Cambio Climático en la Cuenca Alta del Río Coco", desarrollado por la cooperación Alemana, Suiza y la Unión Europea, más de 1,080 pobladores de las comunidades Sonis y El Tablón ya cuentan con un mejor abastecimiento del agua potable.


Desde antes de 2020, habitantes de las dos comunidades que se ubican en Somoto y San Lucas presentaban serios problemas de abastecimiento de agua ya que los dos sistemas de bombeo que poseen estaban dañados y no habían sido reparados por falta de recursos.


Debido a esta situación, los comunitarios tuvieron que recurrir a ríos, quebradas o pequeñas fuentes de agua para cubrir sus necesidades de consumo; sin embargo esto representaba una carga de trabajo adicional, sobre todo para mujeres, niños y niñas, que son los principales encargados de llevar a cabo estas tareas.

Al conocer esta situación, el Programa de Asistencia Técnica en Agua y Saneamiento (PROATAS) de la Cooperación Internacional Alemana (GIZ) y cofinanciado por la Unión Europea (UE), la Agencia Suiza en América Central (COSUDE), el Ministerio Federal Alemán para la Cooperación Económica y el Desarrollo (BMZ), junto a las alcaldías de Somoto y San Lucas, pusieron en marcha un programa que implicó la reactivación con carácter de urgencia de los sistemas de agua de Sonis y El Tablón, específicamente la reposición de los equipos de bombeo, las sartas en los pozos, la reposición de los sistemas eléctricos de control y la capacitación a los Comités de Agua Potable y Saneamiento (CAPS) y operarios para la mejora del abastecimiento.


Tras estas acciones conjuntas, se lograron resultados positivos en ambas comunidades, consiguiendo que los sistemas de agua dañados fueran habilitados nuevamente y con ello, ahora los pobladores de Sonis tienen agua cada día de por medio y los de El Tablón cuentan con el vital líquido cada tres días.

El impacto en la población fue muy importante, según los técnicos municipales, debido a que los pobladores que no tenían abastecimiento tuvieron agua en sus viviendas en la etapa crítica de afectación del COVID-19.


Con los sistemas de bombeo funcionando, las comunidades pudieron ahorrar el tiempo de acarreo, beneficiando sobre todo a mujeres, niñas y niños, quienes liberaron tiempo para otras actividades, y disminuyeron los riesgos de ir a los ríos y quebradas en búsqueda del vital líquido.


bottom of page