Mujeres Nicaragüenses continúan siendo blanco de la violencia desatada por el Gobierno de Ortega




El centro de estudios transdisciplinarios de Centroamérica realizó una investigación sobre la reconfiguración de las violencias contra las mujeres en Nicaragua en el periodo de 2018-2021. La autora Elvira Cuadra, asegura que esta es una investigación comprometida con las mujeres nicaragüenses que se han visto involucradas desde el inicio de la actual crisis sociopolítica y económica.


“Quebrar el cuerpo, quebrar el alma”, es el nombre de la investigación que intenta sintetizar uno de los hallazgos principales, qué son las estructuras del poder y la violencia en contra de las mujeres que tienen el propósito de quebrantar sus cuerpos, ya sea a través de la violencia directa y física, psicológica o política para someterlas, convertirlas en sujetas subordinadas y controladas.

El estudio revela que La pandemia provocada por el Covid-19 se convirtió en un factor adicional que ha dinamizado un abanico de formas de violencia directa como violencia sexual, lesiones, agresiones, amenazas, violencia psicológica, violencia digital y desplazamientos forzados.

En el caso de la Costa Caribe, los efectos de la pandemia se combinaron con la devastación provocada por los huracanes Eta e Iota que impactaron a la región a finales de 2020. Las mujeres, fueron las más afectadas por la destrucción de sus bienes, la escasez de alimentos, la falta de acceso a servicios médicos y medicamentos, entre otras cosas. Además, perdieron sus trabajos y tampoco podían pescar. La convergencia de la crisis sociopolítica con la pandemia y con la crisis económica, ha provocado un enorme flujo de migración y de incertidumbre del cual se han hecho cargo las mujeres.


Estudio completo aquí: QUEBRAR EL CUERPO, QUEBRAR EL ALMA

En el 2018 las mujeres también asumieron el papel de cuidadoras durante el período de la movilización social y política. Eran las encargadas de proveer los alimentos, cocinar, conseguir medicinas y otros requerimientos necesarios, atender a los heridos y a las demás víctimas de la represión.

Concluyen que a pesar del marco jurídico existente, desde antes de 2018 se ha producido un retroceso significativo en materia de derechos de las mujeres, la igualdad de oportunidades y la prevención de la violencia contra las mujeres.


Recrudecimiento de la violencia contra las mujeres en cifras



Cuadra detalla que las estadísticas del poder judicial también muestran el incremento de las violaciones a niñas menores de 14 años, así como los casos de violación agravada, los delitos sexuales y la violencia intrafamiliar. Una estadística distinta, pero coincidente en cuanto al incremento de la violencia contra las mujeres, particularmente la violencia intrafamiliar y la violencia sexual, se puede observar en los anuarios del Instituto de Medicina Legal





Se identificó además la violencia sexual como método de tortura, además concluyen que líderes, activistas, defensoras y periodistas han sido y continúan siendo blancos de la represión, sumando la violencia digital y el cierre de organismos de mujeres.

La Autora afirma que esta investigación es un homenaje a las mujeres prisioneras políticas que permanecen en las cárceles de Nicaragua.