Ahuizotes son utilizados por el Gobierno para aparentar normalidad, según tradicionalista



Aún no se cumple un año desde que dos jóvenes fueron asesinados el 13 de noviembre del 2021, mientras se realizaba el desfile de los ahuizotes en Masaya, cuando la alcaldía sandinista de esta ciudad, anunció la realización de esta misma actividad programada para este viernes 28 de octubre en horas de la noche.


“Esta actividad se ha vuelto peligrosa, el año pasado se armó un pleito por el parque central y mataron a dos chavalos. hubo puñales y sangre. La verdad es que con tantos disfrazados no sabes quién te puede agredir, más porque todo está politizado. Por eso no es muy recomendable asistir, creo que es mejor prevenir que lamentar”, refirió un poblador de Monimbó.

Según un tradicionalista de Masaya, que prefiere el anónimato para evitar represalias, el actual desfile de los ahuizotes es solo una pésima copia de su verdadera esencia, como es rescatar los mitos y leyendas, y que estas festividades han sido retomadas por grupos tradicionalistas de Monimbó que son afines al partido de gobierno.


“Estos ahuizotes son manipulaciones y deformaciones, porque lleva un sesgo de politización, es contradictorio que prohibieron las procesiones religiosas, pero se permite esto, que es más peligroso, porque lo considero como una amenaza a la seguridad de la población, pero también recordemos que la gente tiene una gran ansiedad por salir a las calles después de la pandemia”, consideró la fuente.

Aseguró que esta procesión le ha sido usurpada a quienes de verdad han rescatado esta legendaria tradición, para convertirlas a conveniencias política y aparentar normalidad. Aconsejó a quienes decidan participar, aunque sea de observador, tener mucho cuidado, para evitar tragedias como las del año pasado.


Esa noche la primera víctima fue un menor de 15 años, quien encontró la muerte tras recibir tres cuchilladas en su cuerpo, la segunda víctima mortal fue Steven Montenegro, de aproximadamente 18 años, a quien en medio del pleito recibió una estocada en el cuello, desplomándose frente delegación policial de Masaya, mientras escapaba de sus agresores.


Antes del 2018, esta festividad era organizada por el grupo de tradicionalistas llamado “Torovenado del Pueblo”, donde asistían familias enteras con niños y adultos disfrazados de algunos personajes de la mitología nicaragüense, todo era ordenado, mientras varias unidades de buses llegaban con gente de otros departamentos para participar.

Sin embargo desde ese año el “Trovenado del Pueblo” suspendió esta celebración para ser consecuente con lo sucedido en esta ciudad luego de la operación limpieza ejecutada por el gobierno central, que dejó decenas de muertos, innumerables heridos, encarcelados, perseguidos y exiliados, por lo que consideró que las condiciones no estaban dadas todavía para realizar estas fiesta.