OEA continúa con el ojo puesto en Nicaragua. Preparan resolución para condenar a Daniel Ortega



Esta semana inicia en Lima, Perú, la 52 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la que Nicaragua continúa siendo tema relevante debido a las últimas acciones del Gobierno de Daniel Ortega en cuanto a Derechos Humanos.


La agenda de la OEA incluye en el punto 20 un proyecto de resolución para expresar la preocupación por la grave crisis de Derechos Humanos que atraviesa Nicaragua y donde se demanda la liberación de los presos políticos.

El texto que consta de nueve puntos, insta al Gobierno Ortega-Murillo a cesar la intimidación y acoso judicial contra periodistas independientes y las ONG´s. En los últimos meses, más de 20 medios de comunicación han sido cerrados por Telcor y más de 1,200 ONG´s han sido canceladas por la Asamblea Nacional y el Ministerio de Gobernación (MIGOB).


Asimismo, demandan liberar inmediatamente a todos los presos políticos y a garantizar la integridad física, mental y moral de mismos. Según el último informe del Mecanismo para el reconocimiento de personas presas políticas existen 205 en 8 cárceles del país.


En el documento, los representantes de los países piden al Gobierno detener la escalada represiva contra la Iglesia Católica y que garantice el derecho a la libertad religiosa de todos en el país. Desde el pasado 19 de agosto, Monseñor Rolando Álvarez se encuentra bajo "resguardo domiciliar" hasta el momento se desconoce su estado de salud; asimismo, los sacerdotes y seminaristas que se encontraban con él en Curia Episcopal fueron acusados formalmente por el Ministerio Público pero no se hace mención del supuesto delito. En tanto dos ya han sido condenados en juicios que caracen del debido proceso.

Los embajadores exhortan a las autoridades nicaragüenses a permitir el acceso a los organismos interacionales de Derechos Humanos como la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) y al grupo de expertos de las Naciones Unidas.

También recuerdan a Ortega el deterioro de las condiciones económicas y sociales en Nicaragua por su actuar y le animan a aceptar ofertas de cooperación regional e internacional.


En el último punto, los embajadores invitan a los Estados Miembros a crear una comisión de alto nivel con el mandato de ofrecer al Gobierno de Nicararagua la oportunidad de discutir todos los asuntos pertinentes.

Desde el 2018, Nicaragua ha acaparado sesiones extraordinarias y ha estado presente en las asambleas generales de la OEA debido a la grave situación de los Derechos Humanos que se ha venido recrudeciendo con el encarcelamiento de más opositores, el cierre de medios independientes y la detención de líderes de la Iglesia Católica.


En 2021 Nicaragua decidió retirarse el organismo Lationamericano, pero su salida solo podrá ser efectiva en 2023.

Pero las tensiones entre la OEA y Managua incrementaron cuando Nicaragua decidió expulsar a la misión diplomática que se encontraba en el país y confiscar el edificio que rentaban en una zona de la capital, mismo que convirtió en un "centro de pensamiento".