Masaya respaldó que subida de San Jerónimo se hiciera sin mayor festejo para evitar asedio policial




Una vez más los devotos de San Jerónimo doctor, en Masaya, no podrán despedirse de su santo patrono en la tradicional subida, una actividad muy pomposa y concurrida que se realiza los últimos domingos de cada mes de octubre; a través de la procesión de despedida, pues la administración parroquial decidió subirlo el pasado 7 de octubre sin mayores festejos.


Según un miembro de la cofradía de Masaya, quien prefirió el anonimato, esta decisión fue tomada por la los organizadores, por verdaderas razones de seguridad y evitarse mayores problemas con la policía nacional, que este año no permitió que el patrono celebrara sus festividades junto a sus devotos con la algarabía de todos años.


“La verdad es que se quiso evitar conflictos con el gobierno, porque vos sabes que en estas últimas actividades los antimotines rodearon las iglesias de San Jerónimo y San Miguel, y no dejaron que los santos salieran a celebrar con su pueblo, con solo decirte que ni los niños y adultos mayores llegaron con sus trajes por temor a la policía”, comentó el cofrade.

Lamentó que este año muchos pobladores hicieron gastos para recibir al santo patrono, incluso se elaboraron camisas alusivas a estas festividades para que fueran lucidas durante las procesiones, además la administración parroquial logró restaurar tanto la imagen original como la réplica para que la esta fuese exhibida ante la población durante el recorrido.


Una señora folclorista de Masaya, consideró que el hecho de que no se haya celebrado la tradicional subida de San Jerónimo, fue una decisión prudente por parte de la iglesia, porque considera que “los demonios andan sueltos” y es mejor evitar alguna situación de violencia a última hora.


Pueblo de Masaya respaldo la decisión como acto de prudencia frente a provocaciones del gobierno

“Se adelantó esta actividad para evitar manipulaciones y roces innecesarios con el gobierno y la policía nacional. Yo considero que fue una acertada decisión, pues había una presión mediática innecesaria. Todo fue premeditado. El gobierno Inventó y planificó reconstruir el parque San Jerónimo, montó unas ferias devaluadas que nadie les tomó importancia y a la vez movilizaron a centenares de antimotines para demostrar, según ellos, fuerza, pero no les dio resultado, más bien el pueblo de Masaya respaldó las decisiones del párroco, la cofradía y la Arquidiócesis”, precisó la pobladora.



En tanto algunas actividades se realizarán en lo que resta de este mes y noviembre como los tradicionales recorridos de los diferentes grupos folclóricos que realizan presentaciones en algunos hogares de Masaya, no sin antes presentarse frente a la puerta principal de la iglesia San Jerónimo para pedir una especie de “permiso” al santo patrono para desarrollar este evento folclórico.

Este año el gobierno de Daniel Ortega no permitió la celebración y procesión ni de San Miguel Arcángel, ni San Jerónimo, pues argumentó “motivos de seguridad” para prohibir estas actividades que son de antaño. Tanto en la bajada, como en los días principales de ambos santos, los templos fueron rodeados por la policía mientras en la ciudad se mantenía un ambiente de tensión por lo que podría provocar esta situación, pero la arquidiócesis prefirió ser prudente en sus actividades para evitar mayores roces.