Reaparece Aminta Granera en funerales de la mamá del Cardenal


Amina Granera y Cardenal Leopoldo Brenes
Cardenal Leopoldo Brenes recibiendo el pésame de Aminta Granera. Foto: Arquidiócesis de Managua

La ultima vez que se vio en un acto público a la exjefa de la Policía Nacional, Aminta Granera, fue el sábado 6 de julio de 2019 en la celebración del Repliegue Táctico a Masaya, con una pañoleta roja y negra enrollada en su cuello, sonriendo y lanzándole besos a Daniel Ortega y Rosario Murillo, quienes viajaban en un autobús de la empresa Nicabus.


Este fin de semana volvió a salir con un cabello mas tupido de canas, su tapabocas, escoltada en la salida del camposanto, mientras se acercaba para dar el pésame al cardenal Leopoldo Brenes, por el fallecimiento de su madre Lilliam Solórzano de Brenes.


Así, Granera se sumó al mismo guion de condolencias del gobierno de Nicaragua, cuyo pésame publico ha sido fuertemente criticado porque desde la crisis sociopolítica iniciada en abril de 2018, el Ejecutivo se ha volcado a realizar una campaña de desprestigio y persecución contra la iglesia católica de Nicaragua que dirige Brenes.



Aminta Granera en el Repliegue Sandinista el sábado 6 de julio de 2019
Aminta Granera en el Repliegue Sandinista el sábado 6 de julio de 2019


La historia de Granera


Fue precisamente en la Iglesia Católica donde la ahora comisionada en retiro, tuvo un paso como novicia de las religiosas de la congregación de La Asunción, pero a finales de los 70 colgó sus hábitos para integrarse en la lucha contra la dictadura somocista, siendo mensajera de la guerrilla sandinista. En el primer gobierno sandinista de los 80 ocupó los cargos en jefaturas de Managua, Tránsito, de las Comisaría de la Mujer, entre otras.


En 2006 asumió la jefatura de la Policía Nacional en el último año de presidencia de Enrique Bolaños, pero en 2007 con el regreso de Ortega al poder, aceptó ser reelegida dos veces consecutivas a pesar que la Ley Orgánica de la Policía Nacional se lo prohibía. Su reelección fue por decreto presidencial.


La exjefa policial era comúnmente vista entre la población ofreciendo condolencias, abrazando, llorando, y hasta comprometiéndose con hacer “justicia”. Sin embargo a inicios de las protestas antigubernamentales de abril de 2018, guardó silencio y bajó su perfil, mientras las armas humeantes de la Policía Nacional eran disparadas contra la población civil desarmada.


Desde el 19 de abril de 2018 al 23 de agosto del mismo año, según organismos de derechos humanos, se contabilizan 322 civiles asesinados bajo el mando de Aminta Granera. Rápidamente pasó a retiro y su cargo fue asumido por el consuegro de Ortega, Francisco Díaz, el 5 de septiembre de 2018.