Víctimas del Estado de Nicaragua alzan sus voces en el marco de la 77 sesión de la ONU


Organizaciones de Derechos Humanos participan foro paralelo a la Asamblea General de la ONU

Este lunes se realizó un foro paralelo a la 77 Sesión de las Naciones Unidas en Nueva York, donde participaron defensores de derechos humanos y víctimas de la represión en Nicaragua. Una de las expositoras fue la señora Elizabeth Velásquez exiliada y miembro de la Asociación Madres de Abril (AMA) y progenitora de Josué Mojica Velásquez, asesinado durante la operación Limpieza en Carazo, dijo que en nombre de todas madres de personas asesinadas sigue exigiendo justicia y denunciando las violaciones de derechos humanos por parte del Estado de Nicaragua.


“No solo ha desmantelado el Estado de derecho, sino que ha asesinado a un pueblo que dicen representar, convirtiéndolo en el enemigo a aniquilar. Las víctimas mortales suman alrededor de 355, los asesinatos de nuestros hijos y familiares fueron cometidos con alevosía y ensañamiento. Los disparos fueron certeros en cabeza, tórax y abdomen, lo que hace presumir que eran personas especializadas. Estamos denunciando la total impunidad con que sigue operando el régimen”, expuso la madre.

De igual manera hubo algunos testimonios de presos políticos que relataron los vejámenes y torturas sicológicas que les tocó vivir durante sus encierros y que todavía tienen secuelas de esa mala experiencia vivida en las mazmorras del Gobierno, y que les ha dejado muchas lesiones graves que les tendrán de por vida.


Denis Darce de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), dijo que desde el exilio van a seguir acompañando a los familiares y víctimas de la represión y que van a seguir denunciando desde las diferentes plataformas y espacios internacionales, además continuaran en la búsqueda de la principal verdad, que es la de las víctimas que denuncian, porque es un camino largo y doloroso.

Juan Carlos Arce del Colectivo Nunca Más, dijo que entre los desafíos en el futuro es cambiar el sistema represivo que está instaurado en Nicaragua y asumir la esperanza como una bandera y que la tarea más difícil lo que se viene es la búsqueda de la justicia a la cual no se debe renunciar hasta ver judicializados a los responsables y perpetradores de las violaciones de derechos humanos.


Según los organizadores, el objetivo e este foro es visibilizar ante la comunidad internacional las graves violaciones de derechos humanos en Nicaragua por parte del Estado y la lucha de las víctimas y diferentes sectores sociales en demanda de verdad, justicia, democracia y libertad.